martes, 28 de mayo de 2013

El Rigoletto de Giuseppe Verdi





Rigoletto es un melodrama en tres actos con música de Giuseppe Verdi y libreto en italiano de Francesco Maria Piave, basado en la obra teatral Le Roi s'amuse, de Víctor Hugo. Fue estrenada el 11 de marzo de 1851 en el teatro La Fenice de Venecia. Está considerada por muchos una de las primeras obras maestras operísticas de mediados de la carrera de Verdi. Se trata de un drama de pasión, engaño, amor filial y venganza que tiene como protagonista a Rigoletto, el bufón jorobado de la corte del Ducado de Mantua.






Historia

Composición
A principios de 1851, el teatro de La Fenice de Venecia invitó a Verdi a componer una nueva ópera para ser estrenada allí, en una época en que ya era un compositor bien conocido con un grado de libertad a la hora de elegir las obras que prefería musicar. Pidió entonces a Piave (con quien ya había trabajado en Ernani, I due Foscari, Macbeth, Il corsaro y Stiffelio) que examinara la obra Kean, de Alejandro Dumas, padre, pero sentía que necesitaba un tema más enérgico con el que trabajar.
Verdi pronto dio con el drama francés Le Roi s’amuse (El rey se divierte), del escritor Víctor Hugo. Más tarde explicó que "Contiene posiciones extremadamente poderosas... El tema es grande, inmenso, y tiene un personaje que es una de las más importantes creaciones del teatro de todos los países y todas las épocas". Era un tema muy controvertido y el propio Hugo había tenido problemas con la censura en Francia, que había prohibido producciones de esta obra después de su primera representación casi veinte años antes (y continuaría prohibida durante otros treinta años). Como la Austria de la época directamente controlaba gran parte del norte de Italia, se presentó ante el Consejo de Censores austriacos. La obra de Hugo representaba a un rey (Francisco I de Francia) como un seductor cínico e inmoral, algo que resultaba inaceptable en la Europa de la Restauración posterior a las guerras napoleónicas.
Desde el principio, Verdi era consciente del riesgo, lo mismo que Piave. En una carta, Verdi escribió a Piave: "Usa cuatro piernas, corre por toda la ciudad y encuéntrame una persona influyente que pueda obtener permiso para hacer Le Roi s'amuse." Le siguió correspondencia entre un prudente Piave y un ya comprometido Verdi, y los dos estaban en riesgo y subestimaron el poder y la intención de los austriacos. Incluso el amistoso Guglielmo Brenna, secretario de La Fenice, que les había prometido que no tendrían problemas con los censores, estaba equivocado.
A comienzos del verano de 1850, empezaron a difundirse rumores de que la censura austriaca iba a prohibir la producción. Consideraban la obra de Hugo en el límite de la lesa majestad, y nunca permitirían que una obra tan escandalosa se representara en Venecia. En agosto, Verdi y Piave prudentemente se retiraron a Busseto, ciudad natal de Verdi, para continuar la composición y preparar un esquema defensivo. Escribieron al teatro, asegurando que las dudas del censor sobre la moralidad de la obra eran injustificadas, pero puesto que quedaba poco tiempo, poco podía hacerse. Los compositores llamaban en secreto a la obra La maldición).
Tres meses antes del estreno llegó de nuevo la censura que vetó el libreto. El comunicado decía así: «El gobernador militar de Venecia, señor Gorzowski, deplora que el poeta Piave y el célebre músico Verdi no hayan sabido escoger otro campo para hacer brotar sus talentos, que el de la repugnante inmoralidad y obscena trivialidad del argumento del libreto titulado La maledizione. Su Excelencia ha dispuesto pues vetar absolutamente la representación y desea que yo advierta a esta Presidencia de abstenerse de cualquier ulterior insistencia al respecto». El censor De Gorzkowski usó el título no oficial de la obra, evidentemente conocida a través de espías, para reforzar, si era necesaria, la violenta carta en la que denegaba definitivamente su consentimiento a la producción.
Para no desperdiciar el trabajo, Piave intentó revisar el libreto y fue incluso capaz de sacar de él otra ópera Il Duca di Vendome, en la que el soberano era sustituido por un duque y tanto él como el jorobado y la maldición desaparecían. Verdi se manifestó completamente en contra de esta solución y en lugar de ello prefirió negociar directamente con los censores, argumentando cada punto de la obra.
El asunto se resolvió gracias a la diplomacia de los administradores del teatro. Brenna, el secretario de La Fenice, mostró a los austriacos algunas cartas y artículos representando el mal personaje pero el gran valor del artista, ayudando para mediar en la disputa. Se trasladaron a Busseto y allí se pusieron de acuerdo con Verdi y el libretista para que se cambiasen al menos estos puntos: Trasladar la acción de la Corte de Francia a un ducado de Francia o Italia; y cambiar los nombres de los protagonistas inventados por Víctor Hugo. En la versión italiana el duque gobierna Mantua y pertenece a la familia Gonzaga: los Gonzaga se habían extinguido hacía tiempo a mediados del siglo XIX, y el Ducado de Mantua ya no existía, de manera que no se podía ofender a nadie. La escena en la que el soberano se retira a la habitación de Gilda se eliminaría. La visita del duque a la taberna no sería dictada por bajos propósitos, sino provocada por un truco. El jorobado (originalmente, Triboulet) pasó a ser llamado Rigoletto (del francés rigolo = divertido). El nombre de la obra también se cambió.
Verdi aceptó estos condicionantes y el contrato se firmó. Las firmas fueron tres: Verdi, Piave y Guglielmo Brenna, secretario de La Fenice. Así fue como nació la ópera Rigoletto que hoy se conoce. Verdi se propuso en esta obra conciliar la estructura tradicional del melodrama con la complejidad del protagonista, Rigoletto, y eso no lo pudo cambiar la censura con sus condiciones. El bufón Rigoletto es un personaje verdiano, que se mueve entre el afecto por su hija y el odio por el Duque y los cortesanos. Es exactamente lo que Verdi quería realizar.

Representaciones
Para el estreno, Verdi tuvo a Felice Varesi como Rigoletto, el joven tenor Raffaele Mirate como el duque y Teresina Brambilla como Gilda (aunque Verdi hubiera preferido a Teresa De Giuli Borsi). Teresina Brambilla era una soprano bien conocida procedente de una familia de cantantes y músicos; una de sus sobrinas, Teresa Brambilla, fue esposa de Amilcare Ponchielli.
La inauguración fue un triunfo completo, especialmente la escena dramática, y el aria cínica del duque, "La donna è mobile", se cantaba por las calles al día siguiente.
Debido al alto riesgo de copias no autorizadas, Verdi había exigido el máximo secreto de todos los cantantes y músicos. Mirate tuvo la partitura a su disposición sólo unas pocas tardes antes del estreno y se vio obligado a jurar que no cantaría ni silbaría la melodía de "La donna è mobile".
Muchos años más tarde, Giulia Cori, hija de Varesi, describió la interpretación de su padre en el estreno. Interpretando al Rigoletto original, su padre estaba realmente incómodo con la falsa joroba que tenía que llevar; estaba tan inseguro que, incluso siendo un cantante experimentado, tuvo un ataque de pánico cuando le tocó entrar en escena. Verdi inmediatamente se dio cuenta de que estaba paralizado y brutalmente lo empujó al escenario, de manera que apareció con una torpe caída. Esto divirtió mucho al público, que creyó que era un chiste.
El estreno en el Reino Unido tuvo lugar el 14 de mayo de 1853 en lo que es hoy la Royal Opera House, Covent Garden en Londres. En los Estados Unidos, la ópera se vio por vez primera el 19 de febrero de 1855 en la Academia de Música de Nueva York.3
En tiempos modernos, se ha convertido en un hito del repertorio operístico estándar y aparece como número diez en la lista de Operabase de las óperas más interpretadas mundialmente,4 siendo la 6.ª de Italia y la segunda de Verdi, después de La Traviata.

Personajes


Personaje Tesitura Elenco del estreno,
11 de marzo de 18515 6
(Director: - )

  • Rigoletto, el bufón del duque barítono Felice Varesi
  • Gilda, su hija soprano Teresa Brambilla
  • Duque de Mantua tenor Raffaele Mirate
  • Sparafucile, un asesino bajo Paolo Damini7
  • Maddalena, su hermana contralto Annetta Casaloni
  • Giovanna, aya de Gilda mezzosoprano Laura Saini
  • Conde Ceprano bajo Andrea Bellini
  • Condesa Ceprano, su esposa mezzosoprano Luigia Morselli
  • Matteo Borsa, un cortesano tenor Angelo Zuliani
  • Conde Monterone barítono Feliciano Ponz8
  • Marullo barítono Francesco De Kunnerth
  • Un ujier de la corte bajo Giovanni Rizzi
  • Un paje mezzosoprano Modes Lovati9
  • Coro: ciudadanos


Argumento

La acción se desarrolla en la ciudad de Mantua (Italia) y sus alrededores, durante el siglo XVI.10


Acto I
Escena 1: Una habitación en el palacio
Se alza el telón y la escena se sitúa en un salón, en el palacio del duque de Mantua,11 donde se está celebrando una fiesta. El duque canta a una vida de placer con tantas mujeres como sea posible (Questa o quella - "Esta mujer o aquella"). Se vanagloria de su nueva aventura de conquista hacia una desconocida joven del pueblo, a la que ha visto en la iglesia, pero él también desea seducir a la condesa de Ceprano, a la vista de su marido. Rigoletto, el bufón jorobado del duque, se burla de los maridos de las damas a las que el duque está prestando atención, y aconseja al duque que se libre de ellos aprisionándolos o matándolos. Marullo comunica a los cortesanos que el bufón Rigoletto oculta a una "amante", y los nobles no se lo creen. Como casi toda la corte ha sido víctima de las burlas de Rigoletto, todos quieren devolverle las ignominias. Posteriormente, Rigoletto se burla del conde Monterone, otro a quien el Duque ha insultado a través de la deshonra a su hija y que entra en escena reclamando venganza. El Duque manda arrestarlo. Monterone es arrestado mientras proclama la famosa maledizione que traerá la perdición a Rigoletto. La maldición aterroriza de verdad a Rigoletto.
Escena 2: Una calle, con el patio de la casa de Rigoletto
Rigoletto vuelve a casa preocupado por la maldición. Se le acerca un extraño, Sparafucile, un asesino profesional que ofrece sus servicios a Rigoletto. Rigoletto contempla las similitudes entre ellos dos (Pari siamo! - "¡Somos parecidos!"); Sparafucile mata a los hombres con su espada, y Rigoletto usa "una lengua de malicia" para apuñalar a sus víctimas. Entra en la casa y allí encuentra a Gilda, su hija (a quien los cortesanos habían tomado como su amante). Gilda vive escondida y resguardada por su padre. Se saludan con afecto en el dúo Figlia!, Mio padre! - "¡Hija!" "¡Padre mío!", que muestra la relación entre ambos: Rigoletto es un padre cariñoso y temeroso de perder a su hija; Gilda es una niña ansiosa de conocimiento, aunque respeta mucho a su padre. Rigoletto ha estado ocultando a su hija del duque y el resto de la ciudad, y ella no conoce la ocupación de su padre. Puesto que él la ha prohibido aparecer en público, ella no ha estado más que en casa y en la iglesia y no conoce ni el nombre de su padre. Rigoletto insiste en que Gilda no salga más que a misa y que la acompañe su doncella, Giovanna.
Cuando Rigoletto se ha ido, el duque aparece y, escondido, se entera de que Gilda es en realidad la hija de Rigoletto y que se siente culpable por no haberle hablado a su padre del joven al que ha conocido en la iglesia, pero que ella lo amará todavía más si fuera un estudiante y pobre. Tras sobornar a Giovanna, el duque logra entrar en el jardín de la casa de Rigoletto y le declara su amor. El duque miente a Gilda sobre su identidad diciendo que es un estudiante (E il sol dell'anima - "El amor es el sol del alma"). Cuando ella le pregunta su nombre, él dubitativo se llama a si mismo Gualtier Maldé. Afuera se oyen las voces de Ceprano y Borsa que planean el rapto de la supuesta amante de Rigoletto y Gilda tema que sea su padre de vuelta. Echa al duque después de intercambiar rápidamente votos de amor (Addio, addio - "Adiós, adiós"). El duque se marcha y Gilda se queda sola meditando por su amor por el duque, a quien cree un estudiante (Gualtier Maldè! ... Caro nome - "Querido nombre").
Más tarde, en la oscuridad de la noche los hostiles cortesanos se encuentran con Rigoletto en la parte de afuera de la tapia del jardín. Creen que Gilda es la amante de Rigoletto, se preparan para raptar a la indefensa muchacha. Convencen a Rigoletto de que están preparando el rapto de la esposa de Ceprano, le tapan los ojos y lo usan para ayudarlos con el rapto. Están todos enmascarados y Rigoletto ayuda, sin percatarse que está ayudando a raptar a su propia hija Gilda. Cuando Rigoletto se da cuenta ya es demasiado tarde. Lleno de angustia, se derrumba, recordando «Ah, la maledizione!».

Acto II
El palacio del duque
El duque está preocupado porque Gilda ha desaparecido (Ella mi fu rapita! - "¡Me la han robado!" y Parmi vedar le lacrime - "Me parece ver las lágrimas"-. Entran los cortesanos y ofrecen al duque la supuesta amante de Rigoletto. El duque se da cuenta de que se trata de Gilda y va en su busca (Possente amor mi chiama - "El poderoso amor me llama"). Encantados por la extraña excitación del duque, los cortesanos ahora se divierten a costa de Rigoletto, quien entra cantando. Intenta descubrir dónde está Gilda pretendiendo que no le importa, pues lo que más teme es que haya caído en manos del duque. Finalmente, admite que de hecho está buscando a su hija y pide a los cortesanos que se la devuelvan; los cortesanos la niegan y el bufón encolerizado y desesperado dirige su Cortigiani, vil razza dannata - Raza maldita de cortesanos". Los hombres golpean a Rigoletto después de intentar entrar en la habitación donde retienen a Gilda. Entra en escena Gilda quien ruega a su padre que despida a toda esa gente. Los hombres se marchan de la habitación creyendo que Rigoletto se ha vuelto loco. Gilda descubre a su padre lo que le viene pasando desde hace algún tiempo: que se ha enamorado de un joven a quien veía todos los domingos en la iglesia, que la ha cortejado diciéndole que era un pobre estudiante (Tutte le feste al tempio - "Todos los días festivos"), y que al ser raptada ha descubierto que en realidad se trataba del duque. Rigoletto planea vengarse del duque, mientras su hija pide que le perdone (dúo: Sì! Vendetta, tremenda vendetta! - "¡Sí! ¡Venganza, terrible venganza!").

Acto III
Una calle afuera de la casa de Sparafucile
A orillas de un río, se ve parte de la casa de Sparafucile, con dos habitaciones abiertas para que el público lo vea. Es de noche. Rigoletto ha encargado a Sparafucile asesinar al duque, pero antes debe desengañar a Gilda mostrando su comportamiento licencioso. Rigoletto y Gilda, que aún ama al duque, llegan al exterior. Se puede oír la voz del duque cantando la famosa aria La donna è mobile, http://youtu.be/xCFEk6Y8TmM hablando de la infidelidad y la naturaleza voluble de las mujeres. Rigoletto hace que Gilda se dé cuenta de que es el duque quien está en casa del asesino y que intenta seducir a la hermana de Sparafucile, Maddalena (Bella figlia dell'amore - "Sweet daughter of love"). Entra en escena Maddalena, hermana y cómplice de Sparafucile, quien coquetea con el duque y éste sucumbe a sus encantos fácilmente. Rigoletto llega a un acuerdo con el asesino, que está dispuesto a matar a su huésped por dinero, y le ofrece 20 escudos por matar al duque. Rigoletto ordena a Gilda que se vaya a casa, coja dinero y vestida de hombre huya hacia Verona y afirma que él planea seguirla más tarde. El asesino y el bufón deciden que tras su muerte, el cuerpo del duque será puesto en un saco y arrojado al río.
Cuando cae la noche, se desencadena una tormenta y el duque decide pasar la noche en la posada. Sparafucile le asigna alojamiento en la planta baja.
Gilda, que aún ama al duque a pesar de saber que es desleal, regresa vestida de hombre. Oye a Maddalena intentando convencer a su hermano de que no lo asesine a él, sino al bufón. Sparafucile no puede asesinar a un cliente, amén de mostrar su preocupación por los diez escudos que aún le debe Rigoletto por terminar con el encargo, pero promete cambiarlo por el primer hombre que se presente en la taberna, si esto ocurre antes de la medianoche. Gilda decide sacrificarse para salvar al hombre del que se ha enamorado. Entra en la taberna pidiendo asilo, haciéndose pasar por un mendigo. De inmediato, Sparafucile la alcanza con su puñal, cae herida mortalmente.
A media noche, acaba la tormenta y Rigoletto entra en escena con el dinero. Sparafucile le entrega el saco con el supuesto cuerpo del duque y se regocija en su triunfo. Cuando se dispone a arrojarlo al río, con piedras para que se hunda, oye la voz del duque desde el interior de la posada La donna è mobile. Horrorizado, abre el saco y, para su desesperación, descubre a su hija agonizante. Por un momento, ella revive y está contenta de morir en lugar de su amado (V'ho ingannato - "Padre, te he engañado"). Ella muere en sus brazos. La escena termina con el lamento desgarrador de Rigoletto en que recuerda la maledizione de Monterone.
Instrumentación

La orquesta exige 2 flautas, (Flauta 2 dobla flautín), 2 oboes, (Oboe 2 dobla corno inglés) 2 clarinetes, 2 fagotes, 4 trompas en Mib, Re, Do, Lab, Sol, y Fa, 2 trompetas en Do, Re, y Mib, 3 trombones, cimbasso,12 timbales, bombo y címbalos, y cuerdas.
Fuera de escena: Banda, bombo, 2 campanas, máquina de truenos. En escena: Violines I y II, violas y contrabajos.
Discografía

Año Elenco
(Rigoletto,
duque de Mantua,
Gilda,
Sparafucile,
Maddalena) Director,
Teatro de ópera y orquesta Sello discográfico

1916 Giuseppe Danise,
Carlo Broccardi,
Ayres Borghi-Zerni,
Vincenzo Bettoni,
Olga Simzis Carlo Sabajno
Orquesta y coro del Teatro de La Scala, Milán Audio LP: His Master's Voice

1935 Lawrence Tibbett,
Frederick Jagel
y Jan Kiepura,
Lily Pons,
Virgilio Lazzari,
Helen Olheim Ettore Panizza
Orquesta y coro de la Metropolitan Opera
Audio CD: Naxos Historical
Cat: 8.110020-1

1950 Leonard Warren,
Jan Peerce,
Erna Berger,
Italo Tajo,
Nan Merriman Renato Cellini
Orquesta de la RCA Victor y Coral Robert Shaw Audio CD: Membran/Quadromania
Cat: 222182-444
(También contiene grabación de Il trovatore)

1954 Giuseppe Taddei,
Ferruccio Tagliavini,
Lina Pagliughi,
Giulio Neri,
Irma Colasanti Angelo Questa
Coro y orquesta sinfónica de la RAI de Turín
Audio CD: Warner-Fonit
Cat: 8573 82647-2

1955 Tito Gobbi,
Giuseppe di Stefano,
Maria Callas,
Nicola Zaccaria,
Adriana Lazzarini Tullio Serafin,
Coro y orquesta de La Scala Audio CD: EMI Classics
Cat: 747469
1956 Robert Merrill,
Jussi Björling,
Roberta Peters,
Giorgio Tozzi Jonel Perlea,
Coro y orquesta del Teatro de Ópera de Roma Audio CD: Naxos
Cat: 8.111276-27

1960 Ettore Bastianini,
Alfredo Kraus,
Renata Scotto,
Ivo Vinco,
Fiorenza Cossotto Gianandrea Gavazzeni,
Coro y orquesta del Mayo Musical Florentino Audio CD: BMG Classics-Ricordi 74321 68779 2
1961 Cornell MacNeil,
Renato Cioni,
Joan Sutherland,
Cesare Siepi,
Stefania Malagu Nino Sanzogno,
Coro y orquesta de la Academia de Santa Cecilia, Roma Audio CD: Decca
Cat: 443 853-2

1963 Robert Merrill,
Alfredo Kraus,
Anna Moffo,
Ezio Flagello,
Rosalind Elias Georg Solti,
Coro y orquesta de la Ópera RCA Italiana Audio CD: RCA Victor
Cat: 70785

1964 Dietrich Fischer-Dieskau,
Carlo Bergonzi,
Renata Scotto,
Ivo Vinco,
Fiorenza Cossotto Rafael Kubelik,
Coro y orquesta de La Scala Audio CD: Deustche Grammophon
Cat: 477 560814

1967 Cornell MacNeil,
Nicolai Gedda,
Reri Grist,
Agostino Ferrin,
Anna di Stasio Francesco Molinari-Pradelli,
Coro y orquesta del Teatro de la Ópera de Roma Audio CD: EMI Classics
Cat: 3932822

1971 Sherrill Milnes,
Luciano Pavarotti,
Joan Sutherland,
Martti Talvela,
Huguette Tourangeau Richard Bonynge,
Orquesta Sinfónica de Londres y el Coro Ambrosiano Audio CD: Decca
Cat: 414-269-2

1977 Rolando Panerai,
Franco Bonisolli,
Margherita Rinaldi,
Bengt Rundgren,
Viorica Cortez Francesco Molinari-Pradelli,
Staatskapelle de Dresde y coro de la Ópera Estatal de Dresde Audio CD: Arts Music
Cat: 43073;
DVD: Encore
Cat: 2022

1977 Cornell MacNeil,
Plácido Domingo,
Ileana Cotrubas,
Justino Díaz,
Isola Jones James Levine,
Coro y orquesta de la Metropolitan Opera
(producción de John Dexter) DVD: Deutsche Grammophon
Cat: 00440 073 0930

1978 Sherrill Milnes,
Alfredo Kraus,
Beverly Sills,
Samuel Ramey,
Mignon Dunn Julius Rudel,
Orquesta Philharmonia y Coro Ambrosiano Audio CD: EMI Classics
Cat: CMS 5 66037-2

1979 Piero Cappuccilli,
Plácido Domingo,
Ileana Cotrubas,
Nicolai Ghiaurov,
Elena Obraztsova Carlo Maria Giulini,
Orquesta Filarmónica de Viena y coro de la Ópera estatal de Viena Audio CD: Deutsche Grammophon
Cat: 457 753-2

1982 Ingvar Wixell,
Luciano Pavarotti,
Edita Gruberova,
Ferruccio Furlanetto,
Victoria Vergara Riccardo Chailly,
Orquesta Filarmónica de Viena y coro de la Ópera Estatal de Viena
(película de Jean-Pierre Ponnelle) DVD: Deutsche Grammophon
Cat: 00440 073 4166
DVD: Decca
Cat: 071401

1984 Renato Bruson,
Neil Shicoff,
Edita Gruberova,
Robert Lloyd,
Brigitte Fassbaender Giuseppe Sinopoli,
Coro y orquesta de la Academia de Santa Cecilia de Roma Audio CD: Decca
Cat: 470 437-2

1985 Bernd Weikl,
Giacomo Aragall,
Lucia Popp,
Jan-Hendrik Rootering,
Klara ThIchcs Lamberto Gardelli,
Coro y Orquesta Sinfónica de la Radio de Baviera Audio CD: Eurodisc

1988 Giorgio Zancanaro,
Vincenzo La Scola,
Daniela Dessi,
Paata Burchuladze,
Martha Senn Riccardo Muti,
Coro y orquesta de La Scala Audio CD: EMI Classics
Cat: 7 49605-2

1989 Leo Nucci,
Luciano Pavarotti,
June Anderson,
Nicolai Ghiaurov,
Shirley Verrett Riccardo Chailly,
Coro y orquesta del Teatro Comunal de Bolonia Audio CD: Decca
Cat: 425 864-2

1993 Vladimir Chernov,
Luciano Pavarotti,
Cheryl Studer,
Roberto Scandiuzzi,
Denyce Graves James Levine,
Coro y orquesta de la Metropolitan Opera Audio CD: Deutsche Grammophon
Cat: 447 064-2

2002 Paolo Gavanelli,
Marcelo Álvarez,
Christine Schäfer,
Eric Halfvarson,
Graciela Araya Edward Downes,
Coro y orquesta de la Royal Opera House Covent Garden
(Director escénico: David McVicar) DVD: Opus Arte
Cat: OA0829D

2006 Valentino Salvini,
Roberta Pozzer,
Vincenzo Bello,
Enrico Iori Sebastiano Rolli Azzali

2010 Placido Domingo,
Julia Novikova,
Vittorio Grigolo,
Ruggero Raimondi,
Nino Surguladze Zubin Mehta Rai

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada