martes, 5 de julio de 2016

¿Argentina en lugar de Inglaterra?

Mauricio Macri relanza el diálogo con la Unión Europea


El presidente argentino reanudó este lunes en Bruselas una relación con la Unión Europea que no fluía desde la última visita de Néstor Kirchner en 2003. Mauricio Macri y el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, hablaron de impulsar la visión de un tratado de libre comercio Mercosur-UE, una idea que habla por sí sola del giro que ha dado Argentina desde la llegada de Macri a la Casa Rosada. El Brexit ha hecho que el reencuentro con Argentina sea en un contexto de desmoralización para la UE, pero, como se dice de las rupturas amorosas, un clavo quita otro clavo, y la oportunidad de integrar América del Sur y la Unión Europea en un gran mercado transatlántico, puede que sea una oportunidad para Bruselas de superar la depresión por el divorcio con el Reino Unido. De entrada,  el Banco Europeo de Inversiones volverá a operar en Argentina. La jefa de la Política Exterior europea, Federica Mogherini, respaldó el liderazgo de Macri en el hemisferio americano, lo que significa que Bruselas reconoce al presidente argentino como un interlocutor preferente y fiable para avanzar hacia una integración comercial. “Argentina tiene un papel clave, y el presidente Macri ha mostrado liderazgo para relanzar los acuerdos entre la UE y Mercosur, frenados hace diez años”, dijo Mogherini. El regreso de Argentina al lugar principal que le corresponde en los foros internacionales indica la corriente de cambio que atraviesa América del Sur. El ciclo de la izquierda populista en el poder, que ha empobrecido las sociedades, dañado la democracia y recortado la libertad de las personas y las empresas, está dejando paso a una etapa de más seguridad jurídica y mejores estándares democráticos. Nada asegura, por desgracia, que sea  el último movimiento pendular de América entre el caudillismo y la libertad, pero Argentina puede marcar el camino hacia una etapa de prosperidad y estabilidad democrática en la región. Su papel está siendo decisivo en la presión de la OEA sobre el Gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela. La cálida acogida a Macri en Bruselas muestra que Argentina también está llamado a ser un artífice de la integración del comercio transatlántico. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada