martes, 6 de octubre de 2015

Distinción honorífica

 Muchas gracias a la Embajada del Lujo y al Comité Especial del Consulado, pues en mi vida he comprobado que con frecuencia los reconocimientos más gozosos son los que brotan de la generosidad de los que los otorgan y no del mérito de quien los recibe. No recompensan, sino regalan. Éste, claramente, debe ser el caso.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada