miércoles, 30 de octubre de 2013

Condiciones de uso (mentira)


La gran mentira de la red: "He leído y acepto las condiciones de uso"

Es la gran mentira de nuestra época. Olvídate del “No eres tú, soy yo”. Es difícil encontrar a alguien que sea sincero cuando declara “He leído y acepto los términos de uso”. La mayoría de nosotros navegamos por la red aceptando unas condiciones que en muchos casos no hemos leído en detalle.

Redes sociales, servicios de almacenamiento de archivos, proveedores de correo electrónico, aplicaciones y cualquier otro site en el que nos abramos una cuenta desplegará ante nosotros un largo documento (o nos presentará el enlace) para informarnos de cuáles son sus reglas. Suelen ser textos complejos, difíciles de entender y aburridos. Por no hablar de que cambian constantemente. El resultado es que bajamos rápidamente al final del texto en busca de la opción “Acepto” sin pararnos a leer más allá del primer punto.

Algo que nunca haríamos con un contrato de trabajo, o con cualquier otro documento legal y que en la red hacemos sin darle mayor importancia. Y en muchos casos la tiene. Al aceptar los términos de uso aceptamos las condiciones del servicio en cuestión: qué pueden hacer con nuestros datos, a quién pertenecen nuestras publicaciones, si pueden o no seguir nuestra actividad…

Puede que, del mismo modo que ocurre con los productos alimenticios, en algún momento las autoridades obliguen a las empresas que proporcionan estos servicios a presentar de forma clara y comprensible sus condiciones a los usuarios. Hasta que eso ocurra, una iniciativa se está encargando de hacer precisamente eso.

Colectiva, abierta y sin ánimo de lucro

El planteamiento de Terms of Service; Didn’t Read (Tosdr) es el mismo con el que comienza este artículo: “He leído y acepto las condiciones de uso es la mayor mentira de la web. Queremos arreglar eso”. La iniciativa, financiada por organizaciones sin ánimo de lucro y aportaciones individuales, pretende analizar y evaluar las condiciones de uso de los servicios de internet más utilizados.

Su actividad consiste en leer en detalle esos términos de uso que muchos consideramos demasiado largos y engorrosos, clasificar sus puntos más importantes en buenos, neutros, malos o muy malos y utilizar esa clasificación para otorgar una puntuación, que va desde la A (muy buena) a la E (muy mala). Con la idea de ser lo más transparentes posible (en contraposición con muchos de los documentos que analizan), todo el debate se realiza de forma pública y cualquiera puede contribuir. El resultado se publica en forma de código libre y abierto. 

Además de consultar sus análisis de páginas y servicios web, cualquiera puede descargarse su extensión para navegador que da información en tiempo real de las condiciones que imponen las páginas por las que vamos navegando. 

Google, Yahoo y Facebook necesitan mejorar

El trabajo de Tosdr acaba de empezar, pero ya han pasado por su escrutinio algunas de las páginas más utilizadas de internet. Google, por ejemplo, obtiene una C, ya que “en general sus términos de uso son aceptables, pero hay algunos aspectos que deben ser tenidos en cuenta”. Entre ellos, enumeran el hecho de que Google guarda las búsquedas y datos de sus usuarios durante un tiempo no determinado, que puede utilizar esa información para sus actuales servicios y para los que cree en el futuro o que no se comprometa a informar a sobre las peticiones de información que reciba de las autoridades gubernamentales.

Youtube sale peor parada, calificada con una llamativa D color rojo, ya que “sus condiciones están muy desequilibradas en perjuicio del usuario”. Ese suspenso está motivado por el hecho de que sus condiciones pueden cambiar sin necesidad de informar a los usuarios, que los derechos que se reserva sobre el material subido por los usuarios son excesivamente amplios y que los videos eliminados no son, de hecho, eliminados: “Youtube puede retener, aunque no reproducir ni distribuir, copias del contenido que hayas eliminado”.

Otras páginas aún no han recibido su calificación definitiva, pero si han sido analizadas. Es el caso de Facebook, en cuyo caso el análisis hasta ahora es bastante negativo. Se critican las libertades que se toma sobre el contenido de los usuarios, que rastree su actividad incluso cuando navegan en otras páginas, que comparta datos automáticamente con terceros y que no se comprometa a informar sobre peticiones gubernamentales de información.

Tampoco Amazon ni Apple han sido calificadas todavía, aunque si han sido analizadas e igual que Facebook, sus condiciones no gustan demasiado. En ambos casos, se destaca que tampoco están obligados a avisar de posibles cambios en sus términos de servicio, que no informan de las peticiones gubernamentales de información y que no son transparentes con la forma de manejar esas peticiones. Además, Amazon es criticada por reservarse la opción de incluir la información de los usuarios en posibles operaciones de venta.

Buenas notas para Wikipedia, Flickr, LinkedIn y Dropbox

Sin embargo, no son todo suspensos. Algunos de los servicios en escrutinio parecen ir bien encaminados. Es el caso de la Wikipedia, por ejemplo. Aunque aún no tiene nota, los evaluadores consideran positivamente que otorgue una licencia Creative Commons sobre lo que se publica en su site, manteniendo los derechos últimos en el autor, que permita un proceso de discusión y feedback antes de realizar ningún cambio en sus condiciones y que utilice cookies temporales para rastrear la actividad de los usuarios, que se borran al cerrar el navegador.

También Flickr, la red social para compartir fotos perteneciente a Yahoo! sale de momento bien parada del análisis. Uno de los motivos es que permite al usuario elegir la licencia de copyright que da a sus fotos, permitiéndoles mantener el control sobre ellas. Ese control incluye a la propia Yahoo!, que solo puede utilizar las fotos para el propósito con el que fueron subidas.

Otros servicios cuyas condiciones se consideran, de momento, aceptables y equilibradas son LinkedIn y Dropbox. De ambos servicios se puntúa positivamente que informen a los usuarios cuando reciben una petición de información de las autoridades y que sean claros al señalar cuáles son las normas para gestionar datos privados.

Twitter, Instagram y Spotify quedan en un término medio

En un término medio se encuentran otros servicios, entre ellos Twitter. Por un lado, se valora positivamente que borre los datos de actividad de los usuarios a los 10 días y que se comprometa a informar sobre las peticiones de información de las autoridades. Por otro, no gusta que se reserve tantos derechos sobre el material de sus usuarios o que realice cambios de gran calado en sus condiciones sin consultar a los usuarios.

En la misma posición está de momento Instagram. El cambio en las condiciones de uso que la red de fotografías introdujo a principios de este año, ampliando sus derechos sobre las imágenes compartidas, se considera excesivo, a la vez que se aprecia el hecho de que se comprometa a avisar por adelantado sobre ese tipo de cambios.  

Otro servicio sin evaluación aún pero que ya se está analizando es Spotify. Entre otras cosas, se critica que este servicio de música en streaming se adjudica una licencia permanente sobre lo que suban sus usuarios (parte de esa licencia expira al anular la suscripción, pero los contenidos públicos o compartidos no se eliminan y siguen bajo esta licencia). También se considera negativo que pueda transferir datos a otros países, en los que la protección de esa información puede ser inferior. Como contrapunto positivo, Spotify mantiene informados a sus usuarios sobre qué considera datos personales, qué uso les da y cuál es el riesgo de autorizar a terceros para que puedan verlos también. 

martes, 29 de octubre de 2013

Mi cumpleaños

Hoy cumplo años, muchos , pero aún me siento joven. Es cierto que la vejez existe cuando uno afirma que nunca se ha sentido tan joven, pero lleva tiempo llegar a ser joven...

A todos los que me habéis felicitado os lo agradezco de corazón. 

Mi consejo de hoy para todos es: Haz que las contrariedades te alienten y los obstáculos te engrandezcan y considera las contrariedades como un ejercicio. 


domingo, 27 de octubre de 2013

El idioma castellano

EL CASTELLANO, NUESTRO IDIOMA UNIVERSAL    El español ya es el segundo idioma más hablado del mundo, con 450 millones de personas que lo hablan, es además el segundo idioma de comunicación internacional

 Carta de una profesora.

 No creo que los políticos lleguen a entenderla. Está escrito por una profesora de un Instituto público.

 CONTRA LA 'TONTUNA LINGÜÍSTICA',

 UN POCO DE GRAMÁTICA BIEN EXPLICADA

 Muy buena exposición y aclaración de por qué no se debe decir presidenta, que se enteren o aprendan los políticos que para empezar a serlo deberían tener más formación.


    En su Artículo I: De su definición y división, hay un párrafo que dice: Los participios activos son de una sola terminación que conviene al género masculino y femenino, y al artículo y pronombres neutros. Yo no soy víctima de la LOGSE. Tengo 50 años y he tenido la suerte de estudiar bajo unos planes educativos buenos, que primaban el esfuerzo y la formación de los alumnos por encima de las estadísticas de aprobados y de la propaganda política. En párvulos (así se llamaba entonces lo que hoy es "educación infantil", (mire usted) empecé a estudiar con una cartilla que todavía recuerdo perfectamente: la A de "araña", la E de "elefante", la I de "iglesia" la O de "ojo" y la U de "uña". Luego, cuando eras un poco más mayor, llegaba "El Parvulito", un librito con poco más de 100 páginas y un montón de lecturas, no como ahora, que pagas por tres tomos llenos de dibujos que apenas traen texto. Eso sí, en el Parvulito, no había que colorear ninguna página, que para eso teníamos cuadernos.En Primaria estudiábamos Lengua Española, Matemáticas (las llamábamos "tracas" o "matracas") Ciencias Naturales, Ciencias Sociales, Plástica (dibujo y trabajos manuales), Religión y Educación Física. En 6º de Primaria, si en un examen tenías una falta de ortografía del tipo de "b" en vez de "v" o cinco faltas de acentos, te suspendían. En Bachiller, estudié Historia de España, Latín, Literatura y Filosofía. Leí El Quijote y el Lazarillo de Tormes; leí las "Coplas a la Muerte de su Padre" de Jorge Manrique, leí a Garcilaso, a Góngora, a Lope de Vega o a Espronceda... Pero, sobre todo, aprendí a hablar y a escribir con corrección. Aprendí a amar nuestra lengua, nuestra historia y nuestra cultura.

 Y..., vamos con la Gramática.

 En castellano existen los participios activos como derivado de los tiempos verbales.

 El participio activo del verbo atacar es "atacante"; el de salir es "saliente"; el de cantar es "cantante" y el de existir, "existente".

 ¿Cuál es el del verbo ser? Es "ente", que significa "el que tiene entidad", en definitiva "el que es". Por ello, cuando queremos nombrar a la persona que denota capacidad de ejercer la acción que expresa el verbo, se añade a este la terminación "-nte".

 Así, al que preside, se le llama "presidente" y nunca "presidenta", independientemente del género (masculino o femenino) del que realiza la acción.

 De manera análoga, se dice "capilla ardiente", no "ardienta"; se dice "estudiante", no "estudianta"; se dice "independiente" y no "independienta"; "paciente", no "pacienta"; "dirigente", no "dirigenta"; "residente", no "residenta", y el cuento de aquella princesa que esta dormida se llamaba "la bella durmiente" no "la bella durmienta".

 Y ahora, la pregunta: nuestros políticos y muchos periodistas (hombres y mujeres, que los hombres que ejercen el periodismo no son "periodistos"), ¿hacen mal uso de la lengua por motivos ideológicos o por ignorancia de la Gramática de la Lengua Española?
 Creo que por las dos razones.
 Es más, creo que la ignorancia les lleva a aplicar patrones ideológicos y la misma aplicación automática de esos patrones ideológicos los hace más ignorantes (a ellos y a sus seguidores).

 No me gustan las cadenas de correos electrónicos (suelo eliminarlas) pero, por una vez, os propongo que paséis el mensaje a vuestros amigos y conocidos, en la esperanza de que llegue finalmente a esos ignorantes semovientes (no "ignorantas semovientas", aunque ocupen carteras ministeriales).

 Lamento haber aguado la fiesta a un grupo de hombres que se habían asociado en defensa del género y que habían firmado un manifiesto.
 Algunos de los firmantes eran: el dentisto, el poeto, el sindicalisto, el pediatro, el pianisto, el golfisto, el arreglisto, el funambulisto, el proyectisto, el turisto, el contratisto, el paisajisto, el taxisto, el artisto, el periodisto, el taxidermisto, el telefonisto, el masajisto, el gasisto, el trompetisto, el violinisto, el maquinisto, el electricisto, el oculisto, el policío del esquino y, sobre todo, ¡el machisto!

 SI ESTE ASUNTO "NO TE DA IGUAL", PÁSALO POR AHÍ, A VER SI LE TERMINA LLEGANDO A LA MINISTRA/O DE TURNO.


 Porque no es lo mismo ser un "CARGO PÚBLICO" que una "CARGA PÚBLICA"  

sábado, 26 de octubre de 2013

Cambio climático

La geoingeniería busca revertir el cambio climático interviniendo sobre la tierra. 
Los experimentos científicos que podrían salvar el mundo (o acabar con él).


En septiembre de 2011 el equipo británico de científicos británico a cargo del proyecto SPICE (Stratospheric Particle Injection for Climate Engineering), anunció que estaba listo para lanzar un globo a la atmósfera con el objetivo de enfriar la temperatura de ésta. El experimento era relativamente sencillo, consistía en imitar los efectos refrigerantes de las erupciones volcánicas a corto plazo liberando en el aire 120 litros de agua pura.

El globo estaba preparado para despegar en un campo de aviación en desuso de Norfolk (al este de Inglaterra). Pero, a falta de días para dar el pistoletazo de salida al experimento, el equipo de investigación decidió cancelar la operación: sus implicaciones a nivel político, empresarial y ambiental eran difíciles de prever. En resumidas cuentas, no se sentían lo suficientemente respaldados como para abrir la caja de Pandora. El despegue de la geoingenieria tendría que esperar.

Tal como la definió la Royal Society en un informe de 2009, la geoingeniería es “la manipulación deliberada y a gran escala del medio ambiente planetario para contrarrestar el cambio climático antropogénico [provocado por el hombre]”. Se trata de uno de los campos de estudio científico más controvertidos de la actualidad, que divide a políticos, ecologistas y a los propios investigadores que, una vez más, no tienen claro si, a la hora de manipular la naturaleza, no puede ser peor el remedio que la enfermedad.

¿Una herramienta real para frenar el cambio climático?

Lo que parece claro es que la geoingeniería, que hasta hace muy poco se veía como un capricho especulativo de ingenieros y ambientalistas con poca viabilidad real  –el proyecto SPICE fue la excepción a la regla, y aun así fue un fiasco–, es ahora una posibilidad que contempla, incluso, la Organización de Naciones Unidas.

Hace sólo un mes, el 27 de septiembre, se publicó el informe del Grupo Intergubernamental sobre Cambio Climático de la ONU (IPCC), un documento que se realiza cada seis años y es el más riguroso e influyente estudio multidisciplinar sobre la materia. Además de alertar de nuevo sobre los peligros del calentamiento global, y resaltar que el hombre es el principal responsable de éste, el informe incluyó, por primera vez, una mención a la geoingeniería.  

Tras la sarta de malas noticias, en el último párrafo, el informe habla de la geoingeniería con un tono especialmente cauto: “Los modelos indican que ciertos métodos de geoingeniería, si son realizables, tienen el potencial para compensar sustancialmente el aumento de la temperatura global”. El consejero científico de la IPCC, David MacKay, fue aún más allá en la presentación del informe, recomendando que la geoingeniería fuera “una prioridad pública”.

Un atractivo campo de inversión

Aunque la geoingeniería no es todavía una prioridad para los gobiernos, sí lo es para muchos empresarios. Bill Gates ha aportado más de 3,5 millones de euros a través de su Fundación para sostener el Fondo para la Innovación del Clima y la Investigación Energética (Ficer), dirigido por dos de los investigadores más reconocidos del ramo, el profesor de la Universidad de Harvard, David Keith, y el profesor de la Universidad de Standford, Ken Caldeira.

Gates no es el único millonario que ha puesto el ojo en este tipo de proyectos. La geoingeniería cada vez atrae a más inversores, entre otros el padre de Virgin y emprendedor todoterreno, Richard Branson, el cofundador de Skype Niklas Zennstrom e incluso el multimillonario Murray Edwards. Todos ellos han apoyado públicamente la geoingeniería, han financiado a compañías que trabajan en ella y han llegado a la misma conclusión: si los políticos no se ponen de acuerdo serán las fortunas privadas las que se ocuparán de salvar la tierra. Una afirmación que, lógicamente, levante suspicacias.

En declaraciones a The Guardian, Doug Parr, director científico de Greenpeace, dio la voz de alarma: “La idea de que un grupo 'autoseleccionado' tenga tanta influencia es algo extraño. Lo que está en juego es mucho, y los científicos no están en la mejor situación para decidir sobre las implicaciones sociales, éticas y políticas que provoca la geoingeniería”.

Unas medidas abonadas para la polémica

El tema no puede ser más controvertido. En primer lugar, para el estereotipado ciudadano medio la geoingeniería puede resultar ciertamente agresiva. Entre los proyectos más destacados del ramo destacan enviar al espacio un cristal gigantesco que refleje la luz de nuevo al espacio, crear volcanes artificiales que entren en erupción, pulverizar sulfatos en la estratosfera, eliminar montañas y llevar los restos al mar o liberar en el océano toneladas de limaduras de hierro para estimular el crecimiento de las algas (una técnica conocida como fertilización oceánica, que es de las que más han avanzado). Cierto es que también hay proyectos que consisten en plantar árboles o pintar las casas de blanco pero esto, en vez de parecer demasiado, parece quedarse muy corto.

En segundo lugar, existe una gran controversia geopolítica en torno al asunto. Cómo es sabido, cualquier alteración del clima tiene consecuencias globales, lo que hace imposible experimentar con la geoingeniería si no hay acuerdos internacionales que permitan la aprobación de proyectos a gran escala. Y aun así, todo debe hacerse con una precisión exquisita. Por poner un ejemplo, es sabido que los proyectos Gestión de la Radiación Solar, que tienen como objetivo rechazar parte del calor del Sol que llega a la Tierra para, así, enfriarla, pueden tener diferentes consecuencias en cada región. Poniendo un ejemplo ficticio pero verosímil, la India podría enfriar su espacio, logrando disminuir el impacto del cambio climático, pero, a su vez, cambiar los patrones de los monzones en Asia, lo que además de tener serias consecuencias imprevisibles daría lugar a todo tipo de interpretaciones. ¿No estaría Pakistán tentado a culpar desde entonces a la India de cualquier inundación indeseada?

La tercera gran controversia tiene que ver con el tipo de medidas para frenar el cambio climático que queremos priorizar. La apuesta por la geoingeniería puede llevar a ciertos sectores sociales a pensar que no es necesario preocuparse por reducir las emisiones de CO2 ya que podremos acabar con éstas artificialmente, algo que nadie admitiría en público, pero que muchos están tentados a creer.

Lo único que sabemos por ahora es que no estamos haciendo lo suficiente para frenar el cambio climático, y muchos ni siquiera creen que sea cierto –algo que va en contra de la evidencia científica–, y, si no buscamos una solución, pagaremos las consecuencias. El escándalo, en realidad, no es la geoingeniría. Es, como seguir pensando que aquí no pasa nada. 

jueves, 24 de octubre de 2013

Marco Tulio Cicerón


Marcos Tulio Cicerón, en latín Marcus Tullius Cicero, (Arpino, 3 de enero de 106 a. C. - Formia, 7 de diciembre de 43 a. C.) fue un jurista, político, filósofo, escritor y orador romano. Es considerado uno de los más grandes retóricos y estilistas de la prosa en latín de la República romana. Reconocido universalmente como uno de los más importantes autores de la historia romana, es responsable de la introducción de las más célebres escuelas filosóficas helenas en la intelectualidad republicana, así como de la creación de un vocabulario filosófico en latín. Gran orador y reputado abogado, Cicerón centró —mayormente— su atención en su carrera política. Hoy en día es recordado por sus escritos de carácter humanista, filosófico y político. Sus cartas, la mayoría enviadas a Ático, alcanzaron un enorme reconocimiento en la literatura europea por la introducción de un depurado estilo epistolar. Cornelio Nepote destacó la riqueza ornamental de estas cartas, escritas «acerca de las inclinaciones de los líderes, los vicios de los comandantes y las revoluciones estatales», que transportaban al lector a esa época. Constituido en uno de los máximos defensores del sistema republicano tradicional combatió, usando cualquier recurso, la dictadura de César. No obstante, durante su propia carrera no dudó en cambiar de postura dependiendo del clima político. Esta indecisión es fruto de su carácter sensible e impresionable. Intemperante, era propenso a reaccionar de manera excesiva ante los cambios. 

El escritor Asinio Polión escribió de él:
¡Ojalá hubiera sido capaz de soportar la prosperidad con mayor autocontrol y la adversidad, con mayor energía!

Una frase de Marcos Tulio Cicerón:
"El presupuesto debe equilibrarse,
el Tesoro debe ser reaprovisionado, 
la deuda pública debe ser disminuida, 
la arrogancia de los funcionarios públicos 
debe ser moderada y controlada,
y la ayuda a otros países debe eliminarse, 
para que Roma no vaya a la bancarrota. 
La gente debe aprender nuevamente a trabajar, 
en lugar de vivir a costa del Estado." 

Año 55 A.C. 

¡ SIN COMENTARIOS !

martes, 22 de octubre de 2013

La doctrina Parot no se toca

La doctrina Parot no se toca.

El alemán Jens Söring, hijo de un diplomático, llegó con una beca de estudiante a la Universidad de Virginia en 1984. Allí conoció a, Elizabeth Haysom, compañera de estudios, con quien entabló una relación. El 30 de marzo de 1985, los padres de Elizabeth fueron asesinados en su casa y un año más tarde, Jens y Elizabeth eran detenidos en Londres, acusados del crimen. El gobierno de los Estados Unidos solicitó la extradición de la pareja, a lo que los británicos accedieron a condición de que no se impusiera la pena de muerte. Pero Jens Söring recurrió su extradición en sucesivas instancias, llegando hasta el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), con sede en Estrasburgo.

El 7 de julio de 1989, el TEDH emitió su veredicto, concluyendo que la extradición de Jens Söring contravendría el artículo 3 del Convenio Europeo de Derechos Humanos, habida cuenta de la existencia de pena de muerte en Estados Unidos y del modo en que los condenados a muerte pasan varios años en condiciones de tensión extrema y de trauma psicológico a la espera de ser ejecutados. ¿Qué es lo que sucedió? Pues que el Reino Unido, pese a la sentencia del TEDH, extraditó a Jens Söring unos meses después, en enero de 1990. En la actualidad, el alemán y su novia cumplen cadena perpetua en cárceles americanas.

Este es solo un caso entre muchos, que ilustra un principio fundamental: las sentencias del TEDH no son inmediatamente ejecutivas, sino que dependen del sistema judicial y de la arquitectura constitucional de cada país concreto. En algunos países, como Suecia, Dinamarca o el Reino Unido, las sentencias del TEDH carecen directamente de eficacia interna. En otros, como Alemania, sí tienen eficacia interna, pero aún así el Tribunal Constitucional Alemán dictaminó en su día que las sentencias del TEDH no invalidan automáticamente las de los tribunales alemanes.
¿Y qué sucede en España? Pues que en España el TEDH no tiene preeminencia sobre el Tribunal Constitucional y el Tribunal Supremo, porque España no ha renunciado nunca a su soberanía en el terreno judicial. Para que el TEDH tuviera preeminencia haría falta una reforma constitucional. Por tanto, los pronunciamientos de nuestro Tribunal Constitucional y nuestro Tribunal Supremo no tienen por qué ajustarse automáticamente a lo que el TEDH determine.

El Tribunal Constitucional español dejó claro ese tema en su pronunciamiento de 1994 sobre el caso Ruiz Mateos. José María Ruiz Mateos, a quien el TEDH de Estrasburgo había dado parcialmente la razón en sus recursos, acudió al Tribunal Constitucional esgrimiendo esa sentencia. Y el Tribunal Constitucional rechazó las pretensiones de Ruiz Mateos afirmando textualmente que "del artículo 53 y concordantes del Convenio de Roma de 1950 no se desprende en modo alguno que este Tribunal sea una instancia jerárquicamente subordinada al TEDH y obligada, por tanto, a dar cumplimiento a sus sentencias en el orden interno".

Es decir, el TEDH no está por encima del Tribunal Constitucional español. Es más, en ese pronunciamiento relativo a Ruiz Mateos, el Tribunal Constitucional llegaba a afirmar que el Constitucional "carece de jurisdicción para revisar sus propias sentencias... contra las que no cabe recurso alguno". Es decir: puede usted recurrir al TEDH, pero el TEDH no está por encima del Tribunal Constitucional y las sentencias de éste van a misa.

Viene todo esto a cuento, como ya habrán podido imaginar, del asunto de la doctrina Parot. Desde distintas instancias políticas y mediáticas se viene insistiendo en que si el TEDH da la razón a la etarra Inés del Río, la doctrina Parot quedaría derogada y habría que empezar a poner en la calle a sanguinarios asesinos: no solo a etarras, sino también a violadores múltiples e incluso a uno de los asesinos de las niñas de Alcasser.

Eso no es así. En primer lugar, el pronunciamiento del TEDH sobre el caso Inés del Río solo afectaría a la etarra Inés del Río. Esa sentencia no afectaría para nada al resto de los etarras que cumplen condena, ni tampoco a la legalidad o ilegalidad de la doctrina Parot. Pero es que, además, por mucho que diga el TEDH, ni siquiera en el caso de la etarra Inés del Río estarían obligados los tribunales españoles a anular sus decisiones previas sobre la etarra. Por la sencilla razón, como ya hemos visto, de que nuestro propio Tribunal Constitucional no está sometido a lo que el TEDH dictamine.

Por tanto, nuestra clase política no puede escudarse, jurídicamente hablando, en el TEDH para empezar a excarcelar presos. ¡Solo faltaría que se haga caso omiso del TEDH para repetir un juicio a Ruiz Mateos, pero se hiciera caso del TEDH para excarcelar terroristas!
Si la clase política quiere seguir con la hoja de ruta de rendición del Estado ante una banda de asesinos, tendrá que buscarse otra excusa. La doctrina Parot fue declarada constitucional en 2008 por el Tribunal Constitucional español, y eso no lo puede cambiar ningún pronunciamiento del TEDH.

Lo único que podría acabar con la doctrina Parot es la propia voluntad política del gobierno español. Pero no creo que el gobierno de Rajoy tenga ganas, a estas alturas, de asumir el correspondiente coste de opinión pública.

Porque a ver cómo le explicaría Rajoy a los españoles que tengamos que poner en la calle al "violador del ascensor" o al asesino de las niñas de Alcasser para poder seguir con las excarcelaciones de presos acordadas con ETA.

Cristina de Pisa, personaje de El Profeso y los Borgia


Cristina de Pisa, fue una filósofa, poeta humanista y la primera escritora profesional de la historia. Nació en Venecia en 1364, fue hija de Tomas de Pisa, un físico, astrólogo de la corte y canciller de la república de Venecia. Después de su nacimiento, su padre acepto una cita a la corte del rey Carlos V de Francia como el astrólogo real, alquimista y físico. En este entorno, de Pisa fue capaz de alcanzar sus intereses intelectuales. Cristina fue exitosamente educada en forma autodidacta, en lenguas hablando Francés, Italiano y Latín. Ahí re-descubrió los clásicos y el humanismo del renacimiento temprano y en el archivo real de Carlos V que albergaba un vasto núme-ro de manuscritos. De esta forma pasó su infancia en la corte del rey Carlos V de Francia, de quien posteriormente escribió su biografía.


En 1380 a sus 15 años se casó con Étienne du Castel (secretario de la corte), fue un matrimonio excepecionalmente feliz. Desafortunadamente el rey Carlos V muere ese mismo año y muchas de las entradas de Étienne fueron reducidas por el nuevo rey. Tomaso, su padre muere debido a una enfermedad en 1390 y Étienne también murió en forma repentina, por lo que Christine quedó viuda a la edad de 25 años, a cargo de tres niños, su madre y una sobrina. 


La pequeña cantidad de dinero heredada de su marido fue sujeto de una disputa legal. Cristina decidió mantener a su familia siendo una escritora profesional; sus poemas, canciones y baladas fueron bien recibidas y pronto fue capaz de mantener a su familia. Su popularidad se incrementó y pronto fue apoyado por muchos Lords y Ladies medievales, incluidos los dukes de Burgundy (Berry, Brabant and Limburg), el rey Carlos VI y su esposa la reina Isabela de Bavaria. A la joven delfina francesa, Margarita de Borgoña, poco después de su matrimonio con Luis de Valois, duque de Guyana, en 1405, de Pisa le dedicó el Libro de las tres virtudes (Le Livre des trois vertus) (1406), en la que le aconsejaba "lo que debía aprender y cómo debía comportarse". El manuscrito pudo haber sido encargado por el padre de Margarita, Juan Sin Miedo. Margarita luego estuvo casada, en se-gundas nupcias, con Arturo III de Bretaña, conde de Richmond, quien en su madurez combatió en el bando de Juana de Arco. El poema de Christine de Pisan dedicado a la "doncella de Orléans" pudo haber sido encomendado por Margarita de Borgona antes de fallecer. Sus poemas se organizan en colecciones que siguen una trama narrativa, muchos de los cuales están extraídos directamente de su experiencia personal como Seulette suy et seulette vueil estr (Solita estoy y solita quiero estar). Mucho de su trabajo contenía información biográfica detallada, algo inusual en esa época. Sus primeros poemas, baladas de amores perdidos, transmitían la tristeza de su prematura viudedad, y se hicieron populares de inmediato.


Algunos de sus trabajos son: 

  • Las epístolas de Otea a Héctor (L'Épistre de Othéa a Hector) (1400), una colección de 90 cuentos alegóricos. 
  • Libro de la mutación de la fortuna (Livre de la mutation de fortune) (1403), un poema largo conteniendo ejemplos de su vida y otros personajes famosos. 
  • En ese mismo año escribió El camino del largo estudio (Le Chemin de long estude). 
  • En 1404 fue comisionada por Felipe II de Borgoña, llamado Felipe el Atrevido para escribir la biografía de su hermano fallecido, el rey Carlos V de Francia. 
  • De Pisa también escribió un informe halagador y detallado sobre Carlos V y su corte en su libro Los hechos y buenas maneras del rey Carlos V (Le Livre des Fais et bonnes meurs du sage roy Charles V), escrito también en 1404. 
  • Se cree que entre los años 1393 y 1412, ella compuso unas 300 baladas y muchos poemas de breve extensión.

Por qué mentimos constantemente (y cómo conseguir que no nos pillen)

Robert Trivers en 2007.

Por qué mentimos constantemente (y cómo conseguir que no nos pillen)



Somos unos mentirosos redomados, afirma Robert Trivers (Washington, 1943) profesor de psicología en la Universidad de Harvard y de antropología y ciencias biológicas en la Universidad de Rutgers, pero eso no significa que seamos conscientes de nuestras fabulaciones. De hecho, la mayoría de ellas no son conscientemente intencionadas, sino que forman parte de un peculiar mecanismo evolutivo que nos ha permitido obtener ventajas sustanciales.

Según explica Trivers, “el ser humano miente por muchas razones, ya que nos reporta múltiples beneficios”. Pero no decir la verdad también tiene riesgos, ya que pueden pillarte. Al mentir, explica el biólogo, emitimos toda una serie de señales que pueden delatarnos, automáticamente elevamos el tono de voz y nuestro cuerpo se tensa. Pero si mentimos inconscientemente esto no ocurre, “tu voz será igual, porque tu cuerpo no se está tensando, ya que crees que no estás mintiendo”, asegura Trivers. Y nadie podrá pillarte. El autoengaño es, en definitiva, un ingenio evolutivo que utilizamos para evitar que nos atrapen.

Y la utilizamos con mucha frecuencia en nuestro entorno cotidiano. Las relaciones entre padres e hijos o entre hermanos son un buen ejemplo, como lo es el terreno afectivo sexual. Cuenta Trivers en su libro que la “emoción falsa” es uno de los mecanismos más habituales, al que tampoco ha sido inmune. “Cuando conocía a una mujer, hacía gala de todos mis recursos para conquistarla, y sentía que estaba enamorado de ella hasta que tenía relaciones dos o tres veces, momento en que toda la atracción desparecía”, explica el biólogo. Una táctica de conquista que difícilmente funcionaría igual sin el autoengaño. 

Reescribiendo el pasado

El campo en el que más evidente se hace este mecanismo evolutivo es en la historia. La construcción del pasado es una de las operaciones políticas más recurrentes y extendidas, ya que las masas suelen escuchar con agrado una versión favorecedora de sus antepasados. Eso hace, señala Trivers, que cuando hablamos de genocidio nos fijemos en Hitler y la Segunda Guerra Mundial, “pero que ignoremos que en Armenia 750.000 personas perdieron la vida en apenas 3 meses o que en Camboya también murieron un millón y medio de personas en uno o dos años”.

Estados Unidos, asegura Trivers, está construido gracias a un genocidio: “Matamos a todos los indios, y los pocos que quedaron los pusimos en unas reservas donde tienen un 80% de paro y unos grandes porcentajes de alcoholismo, en parte porque han heredado unos genes especialmente sensibles al alcohol, pero en parte porque no tienen nada mejor que hacer. Y esos son los supervivientes, al resto nos los cargamos”. En EEUU se practica mucho el autoengaño sobre la propia historia, asegura el profesor de Harvard, “y el hecho de que sea un país tan poderoso puede que esté haciendo este proceso aún más fuerte”.

El ejemplo que con más insistencia cita Trivers es Israel. En su opinión, “criticar a Israel en los EEUU te hace protagonizar todo tipo de titulares sin sentido”. Dado que “es preferible contar mentiras sobre quién es quién y quién hizo qué a tener una imagen de nosotros que no nos gusta” mucha gente no tolera la crítica aun cuando sea razonada. El mecanismo de autoengaño es tan poderoso que barre el resto de argumentaciones. “Por ejemplo”, explica el biólogo, “si miras los ratings de mi libro en Amazon en Reino Unido verás que son muy altos, no hay ninguna crítica que califique el libro como ‘pobre’, muchas lo califican de ‘excelente’, y la media es ‘muy bueno’. En EEUU hay más ‘muy malo’ que ‘excelente’. La media es de 2,4/5, y sólo es por Israel. Si miras los votos negativos hablan muy poco y rápido del resto del libro, sólo se detienen en el capítulo de Israel, para decir que la visión del país en el libro es horrible”.

No mires la paja en el ojo ajeno

Uno de los campos donde falsedad y realidad se citan con más frecuencia es en la religión, y por eso resulta especialmente complicada de explicar. Según Trivers, que la define como una mezcla entre el autoengaño y la profunda verdad, el sentimiento religioso es un mundo en sí mismo y debe ser tratado con cuidado. Por ejemplo, “el cristianismo generalmente se posiciona contra la mentira”, explica el biólogo, “y tiene sentencias en particular contra el autoengaño como No mires la paja en el ojo ajeno, sino la viga en el tuyo propio”. Por otra parte, promueve ideas que son puro autoengaño, como pensar que nuestra religión es la buena, y las del resto son el mismo demonio, o que si te casas tiene que ser con gente de tu grupo.

También en su terreno, el de los científicos, el autoengaño está muy extendido, aunque Trivers prioriza el que tiene lugar en las ciencias sociales, “que tienen una gran historia de evidencias no científicas”. En opinión del biólogo, las ciencias sociales “han tratado de imitar la apariencia de la ciencia porque esta tiene reputación, pero son sólo una imitación”.

Para Trivers, la ciencia verdadera se basa en conocimientos preexistentes, lo que posibilita que se produzcan conexiones firmes: “La química nos permite entender las moléculas en nuestro cuerpo, que a su vez nos permite entender cómo funciona nuestro cuerpo, y la física nos da una imagen exacta de lo que es una molécula”. Pero la mayoría de las ciencias sociales, asegura el profesor de Harvard, se han negado a basarse en lo que deberían basarse, que es la biología. Estamos hablando de seres vivos, de la base psicológica y social de los humanos, ¿por qué no se puede basar el conocimiento en lo que sabemos de psicología y biología? ¿Por qué no podemos asociarlo a la biología, lo que nos permitiría casar lo que sabemos sobre los humanos con lo que sabemos sobre otras especies, con las que hay múltiples paralelismos?”, concluye Trivers.

El mejor ejemplo de estos mecanismos equivocados es la economía, que se niega a utilizar los postulados teóricos que podrían otorgarla validez y en su lugar prefiere emplear grandes dosis de fabulación. “Todo el mundo mira alrededor para echar la culpa a cualquier otro, pero los banqueros presionaron a los políticos para distorsionar el sistema a su favor. En los noventa se tomaron políticas concretas que habrían protegido a los mercados en 2008 pero que se derogaron debido a la presión por los banqueros. Es difícil que pretendan convencernos de que no sabían nada. Pero, aún así, hay mucho autoengaño”, asegura Trivers. 

Como lo hay en todas partes, ya que hablamos de un mecanismo que no es exclusivo de un grupo de seres humanos y ni siquiera del ser humano mismo. “La mentira está en todo el universo natural”, y por ello Trivers cuestiona el Proverbio bíblico (14 - 8) que da título a su libro en España, “La sabiduría del prudente es entender su camino, pero al necio lo engaña su propia necedad”. Puede que debiera ser así, pero la realidad nos señala otra cosa…

domingo, 20 de octubre de 2013

Frases de desprecio ingeniosas

Las 10 frases de desprecio más divertidas e ingeniosas de la historia

Según una encuesta, nadie era capaz de insultar con tanto ingenio como Winston Churchill.

“Gracias por su divertida reseña. Después de leerla, he estado riéndome todo el camino hasta el banco”. Esta es una de las sentencias más célebres del controvertido pianista y excéntrico personaje Liberace, dedicada a un periodista que había escrito una reseña particularmente negativa. El músico, una imposible mezcla extrema entre Little Richard, Jerry Lee Lewis y Boris Izaguirre, ha vuelto a saltar a la actualidad gracias a Behind the Candelabra, un biopic dirigido por Steven Soderbergh en el que Michael Douglas le da vida.

Con motivo de la edición en DVD y blu-ray del largometraje se ha realizado una encuesta entre más de 2.000 británicos para que elijan las que consideran que son las frases de desprecio (o ‘put-down’, como se dice en inglés) más divertidas de la historia. Por supuesto, la de Liberace ocupa un privilegiado tercer puesto, pero a ella la acompañan otras nueve que forman parte de la cultura popular y que pueden ser especialmente útiles la próxima vez que seamos objeto del desprecio de un compañero, amigo o pareja.

“Querida, eres fea, pero yo mañana estaré sobrio y tú seguirás siendo fea” (Winston Churchill)

Esta frase tan utilizada en el castellano (bajo la simplificada fórmula “yo estoy borracho, pero lo mío se me pasa”) ocupa el primer lugar en la lista y fue empleada por el primer ministro inglés después de que la laborista Bessie Bradock le acusase de haberse presentado ebrio al Parlamento. Puede que su Premio Nobel de Literatura sea bastante controvertido, pero nadie puede negar su ingenio, ya que Churchill aparece dos veces en el listado.

“Puedes ponerle pintalabios a un cerdo y que aún siga siendo un cerdo” (Barack Obama)

Siguiendo la máxima de “por mucho que la mona se vista de seda, mona se queda” empleada habitualmente en el castellano, el presidente demócrata dedicó dicha frase en 2008 a Sarah Palin, que había afirmado poco antes que la única diferencia entre un pitbull y una hockey mom era el lápiz de labios. ¿Qué es una hockey mom? Una madre de clase media-baja que dedica gran parte de su jornada a trasladar a sus hijos al entrenamiento o a los partidos de su equipo.

“¿Te refieres al bailarín gordo de Take That?” (Noel Gallagher de Oasis)

Si hay un músico que tiene en su haber un gran número de desprecios hacia sus colegas, ese es el cantante de Oasis, enfrentado históricamente con Blur en particular y con la mitad de la humanidad en general. Puestos a elegir, los consultados han seleccionado esta frase dedicada a Robbie Williams, “el bailarín gordo de Take That”. Como ocurre con Churchill, Gallagher aparece dos veces en la lista: la flema inglesa manda.

“Sólo puedo concentrarme en una mierda a la vez” (Winston Churchill)

La segunda aparición en la lista del bueno de Winston corresponde a esta grosera respuesta que envió al Lord del Sello Privado después de que le molestase en el trono (el del cuarto de baño, claro está). En concreto, la frase completa que Churchill hizo llegar a su colega a través de asistente era “dígale al Lord del Sello Privado que estoy sellado en el privado y que sólo puedo tratar con una mierda a la vez”.

“Al menos ha encontrado su auténtico amor, aunque es una pena que no pueda casarse consigo mismo” (Frank Sinatra)

La mala leche de Good Old Frank era legendaria, y como muestra este botón que dedicó al actor Robert Redford, acusándolo de vanidad. Algo de lo que Sinatra no iba precisamente corto, por otra parte.

“Algunos de mis mejores compañeros han sido perros y caballos” (Elizabeth Taylor)

La mayor parte de frases de esta lista tienen como objetivo a personas concretas. Salvo esta, en la que la protagonista de Gigante (Giant, George Stevens, 1956) humillaba a todo un sexo, el masculino, con el que no obstante Liz Taylor mantuvo una fluida relación, ya que pasó por vicaría siete veces.

“Ha sacado toda su belleza de su padre, que es cirujano plástico” (Groucho Marx)

El más ingenioso de los hermanos Marx tenía para todos, incluido para sí mismo (“si no le gustan mis principios, tengo otros”) y era el mejor exponente de que, en un gran número de casos, la inteligencia y la crueldad van de la mano. Lo que la naturaleza no da, la ciencia y los bisturís quizá sí.

“Le encanta la naturaleza, a pesar de lo que le ha hecho” (Bette Midler)

Otra frase que, como la anterior, reflexiona sobre lo heredado y lo adquirido. En este caso, dirigida a la Princesa Ana de Reino Unido, la única hija de la reina Isabel II y el duque de Edimburgo. Sin embargo, esta sentencia implica un alto porcentaje de auto crítica: el parecido físico entre la humorista y la princesa es evidente, lo que ha llevado a Midler a imitarla en repetidas ocasiones.

“No es capaz de masticar chicle y caminar recta a la vez, ya no digamos escribir un libro” (Noel Gallagher)

Resulta sintomático que, salvo en el caso de Churchill, cuando más recientes son estas frases, más zafias resultan. Muestra de ello es la segunda aparición en el listado de la cara visible de Oasis, que dedicaba estas sentidas palabras a Victoria Beckham, que pasó de ser la Spice Girl pija a conformar el 50% del matrimonio más pijo del planeta. Sí, aquella que dijo que España olía a ajo.

Preguntas y respuestas entre parejas

Nueve cosas que a los hombres no les gusta escuchar (y que las mujeres preguntan)

En realidad, y para ser justos, este artículo también podría titularse "13 cosas que a las mujeres les gusta preguntar por intrincados motivos que la neurociencia aún no ha logrado desentrañar". Y es que hay frases con las que ellos odian tener que lidiar y que ellas no pueden evitar pronunciar. Toda generalización es falsa, y más cuando alude a la celebérrima guerra de sexos (¿qué es eso?), pero de generalizaciones se han hecho los tópicos literarios, los iconos cinematográficos y hasta las constituciones y las leyes, así que no las despreciemos tan pronto.

Gina Barreca es profesora de Lengua inglesa en la University of Connecticut, y es autora del libro It's Not That I'm Bitter: How I Learned to Stop Worrying About Visible Panty Lines and Conquered the World (algo así como "No es que sea borde: cómo aprendí a dejar de preocuparme por las marcas visibles de las braguitas y conquisté el mundo"). Ha aparecido en numerosos programas muy conocidos de la televisión americana para discutir acerca de cuestiones de género, poder, política, cultura popular y humor. Y cree haber dado con las frases infalibles que harán que un hombre (uno estereotipado: no vayamos a herir sensibilidades) quiera recluirse en la soledad de su habitación y no volver a verte en varios días. Estas son algunas de las insidiosas frases femeninas (de féminas parodiadas) que desesperan a los respectivos cónyuges:

1. Entonces, ¿por qué tienes que seguir siendo su amigo si ya no sientes NADA por ella?

Y cuando una mujer dice "nada" en esta frase, alude exactamente a la nada como concepto filosófico, al vacío total, al no-ser. Nada: la indiferencia total. Eso implica, prácticamente, que es como si no la conocieras. Entiende que en ese "nada" maléfico no entran conceptos como el cariño, la amistad, el afecto o el interés general.

2. Tenemos que hablar. Hay algo que llevo queriendo decirte muchos días y que llevo pensando mucho tiempo, pero no sé cómo contártelo

Ese algo que la mujer lleva analizando durante toda la semana puede ser que odia los pantalones esos que te pones el domingo, pero no sabe cómo decírtelo siendo respetuosa y sin violar tu autonomía, pero dejando claro y meridiano que esos pantalones deben morir. De manera que, al escuchar esta frase, tampoco hay que entrar en pánico total. Las mujeres piensan, analizan y se preocupan durante días. Y necesitan expresarse. Ya está.

3. Simplemente admite que a tu madre y a tu hermana no les caigo bien, si no pasa nada

Son tres mujeres debatiéndose por el amor de un mismo hombre, y es normal que alguna de ellas se sienta minada en esa lucha mortal. Novias del mundo, recordad: a su madre y a su hermana no las ha elegido, a vosotras sí. Madres y hermanas del mundo, atended: sois su madre y su hermana, por favor, os quiere y punto.

Dicho esto, y para que los hombres del mundo también sepan a qué atenerse: no desesperéis con el comentario, son tres mujeres luchando por vuestro amor. Qué más queréis.

4. ¿Sabes qué día es hoy?

¿Esto es una pregunta? ¿Un test? ¿Un examen? ¿No se podría haber hecho con un poco de anticipación, tipo: "Sabes qué día es mañana"? ¿Es un examen sorpresa? ¿Qué pasa hoy? ¿Qué día es? ¿Tu cumpleaños? ¿Nuestro aniversario? ¿El aniversario del día que nos conocimos? ¿El aniversario del primer beso? ¿El cumpleaños de tu madre? ¿El día D?

Mientras todas estas preguntas pasan de modo acelerado por la mente del varón, ella continúa mirándole, sonriente. Pero la tensión y la gota de sudor que baja por la frente del encuestado hacen que esa sonrisa, dulce por lo general, se convierta en maquiavélica. Y entonces, gracias a esas pupilas que como rayos láser se clavan en el novio de turno, el susodicho llega resignado a la conclusión evidente: es el día de mi muerte.

5. Puede que lo haya tirado, no me acuerdo

¿Recuerdas los pantalones del punto 2? JA. Esta es la manera de solucionar dicha disyuntiva.

6. Más arriba, más abajo, más a la derecha, no pero un poquito más a la izquierda

¿Dónde, maldita sea, DÓNDE? ¿Si no lo sabes tú, como demonios quieres que lo sepa yo?

Es desesperante, en efecto. Pero, para ser equitativos, habría que considerar en algún momento las cosas que sí les gusta escuchar a los hombres. De ahí que, gracias a este GPS confundido, sea milagroso, maravilloso y sublime escuchar, por contrapartida: ahí, ahí, ahí.

7. No digo que vayamos a casarnos ni a irnos a vivir juntos, pero en el hipotético y remoto caso de que lo hiciéramos, lo que sí sé es que me gustaría tener esa mesilla de noche

Esta frase es difícil de defender: se está imaginando cómo es la mesilla de noche. Claro que quiere casarse e irse a vivir contigo y dejar sus pendientes en ESA mesilla de noche.

Y sin embargo... ¡Ah, sin embargo! Hay otra versión igualmente verosímil. Una mujer –ésta, nuestra mujer parodiada– es capaz de saber cómo será el visillo de la cortina de su habitación matrimonial y no tener ni siquiera novio. De manera que quizás no tengas que asustarte. De hecho, puede que quiera a la mesilla mucho más de lo que te quiere a ti.

8. ¿Pero con cuánta gente has estado?

Esta pregunta, que es verdad que da bastante pereza, es además muy difícil de responder, porque todo le va a parecer mal:

–El defecto: ¿Con tres chicas? ¿Sólo con tres chicas? ¿Qué problema tienes? ¿Por qué sólo has estado con tres chicas? ¿Qué descubrieron ellas que yo aún no sé? ¿Te funciona todo, verdad?

–El efecto Rebeca: ¿Así que has tenido una sola relación de ocho años, eh? Ahá. No, nada. Bien. ¿Y cómo era ella? ¿Y por qué lo dejasteis? ¿Y era el amor de tu vida? ¿Y oh, Dios mío, cómo superarla?

Como en la célebre película de Hitchcock, la sombra de la anterior puede ser tan alargada como la del ciprés, y muy abrumadora.

–El exceso: ¿Cómo que no lo sabes? ¿Pero cuántas, a ver? ¿Pero como que Inés, María, Sofía, Laura, Clara, Lucía, Loreto, Vanesa, Estefanía, Inmaculada y Cuqui? ¿Quién es Cuqui, por qué tiene apodo Cuqui? ¿Quién es Ana? ¡Merche, Paloma, Paula...! ¿Emma? ¿Es extranjera? ¿Cuándo has estado en el extranjero?

9. Si me muriera, ¿con cuál de mis amigas te acostarías?

–Respuestas correctas inverosímiles: soy incapaz de imaginar una vida sin ti. No puedo concebir que te mueras. No te pongas en esa tesitura. Si murieras me haría monje. Si murieras construiría un altar con tu foto y lo veneraría el resto de mis días.

–Respuesta correcta: con ninguna, realmente no hay ninguna que me atraiga demasiado, no sé, supongo que si tú no estuvieras... no sé qué haría, pero tus amigas no me atraen especialmente.

–Respuesta mortal: con X (entendiéndose X como el nombre de pila específico de una de las amigas de la encuestadora. Y ojo: a mayor cercanía entre la inquisidora y X, aumenta el grado de mortalidad de la respuesta).

Mapas del mundo


Queridos lectores de mi blog,

os adjunto una dirección muy interesante de  MAPAS DE CARRETERAS .... a cualquier lugar, en todas partes. ASOMBROSO!  Y MUY ÚTIL.

Mis felicitaciones a quien hizo esto. Este sitio web es increíble. Seleccionar puntos de inicio y de destino, se le mostrará el camino, por todos los modos de transporte.
  
La ruta con el mapa, a cualquier destino en el mundo por avión / autobús / tren

Basta con hacer clic en el enlace de abajo y seguir adelante.
 



viernes, 18 de octubre de 2013

Non voglio essere impiccato all'albero del destino

Recomiendo la lectura de este interesante libro escrito en italiano, un testimonio desgarrador de historias de emigrantes hacia Europa, proveniente del continente africano y de oriente próximo. 
Su Santidad Francisco I hizo un llamamiento desde la isla de Lampedusa para que el mundo no permanezca insensible hacia este problema que afecta a millones de personas.
Su título traducido: No quiero ser ahorcado en el árbol del destino, historias de emigrantes.
La autora es una periodista italiana que se llama Maria Grazia Forcella. Espero que en el futuro haya una edición en español.


 “Ne avevo abbastanza di assistere a mostruosità, nel mio paese, l'Iraq. Come quando i terroristi hanno decapitato davanti a un uomo tutti i suoi figli, lo hanno sventrato ed hanno messo nella sua pancia le teste dei suoi bambini. Dopo la guerra regna il terrore. E' la strategia comune alle due parti che si contengono l'Iraq: USA e Iran. Fanno in modo che chi pensa, scappi. Per questo motivo ha luogo una continua esibizione dell'orrore che dalle strade passa ad Internet. Sono un avvocato di Baghdad. Ho ventisette anni. Dopo la laurea ho iniziato a lavorare nello studio di un legale che difendeva le parti civili nelle cause contro Al Qaida ed altre organizzazioni terroristiche. Una mattina, arrivando in ufficio ho scoperto che l'avvocato era fuggito. Stavo cercando di capire cosa era accaduto, quando ho sentito un botto. Uomini dal volto coperto avevano fatto saltare la porta blindata. Mi hanno preso. Erano di Al Qaida….”

“Avevo tredici anni quando ho lasciato l'Iran. Ricordo ancora tutto della mia vita di bambino a Teheran. La cultura persiana è molto più antica dell'Islam ed è la base della nostra vita. Non possono farci dimenticare tutto questo e riempirci la testa solo con la religione. La tragedia che stanno mettendo in scena vuole annullare la nostra eredità storica. Ma le cose stanno per cambiare: fra qualche anno avremo la democrazia all'iraniana, che non sarà uno scimmiottare l'Occidente come ai tempi dello Scià e neppure questa banda di ladri che governa ora, tanto corrotti quanto sanguinari in nome di Dio…..”.


“Qualcuno di voi è israeliano? Precisiamolo subito: sono disposto a parlare con voi anche se siete ebrei. Ma con gli israeliani non parlo. Se siete israeliani, andatevene. Se non lo siete, ascoltatemi. La prima volta che sono andato in carcere avevo dodici anni e mezzo. La mia vicenda è stata presa a cuore dalle ONG: sono stato il primo bambino arrestato dai militari israeliani…..”.


“Come dice un versetto del Corano: non bisogna forzare quando si tratta di religione. La mia scelta di portare il velo è stata personale e spontanea. Sono Souhila, venticinque anni, biologa, figlia di un giudice della Corte Suprema in Algeria, sono arrivata in Europa per terminare il mio dottorato in embriologia molecolare. Quello che voi avete di grande qui è una elaborazione del ragionamento che non è ad un livello altrettanto avanzato da noi. Io qui intendo apprenderlo, per insegnarlo in Algeria. Voglio conoscere ed imparare ciò che la cultura e la società europea hanno da insegnarmi di positivo, ma mai abbandonerò i miei principi religiosi fondamentali. Il velo non è un simbolo, è un concetto, è una protezione…..”.

Sono alcune delle storie raccolte in questo libro, storie vere di immigrati reali, raccontate da loro in prima persona. Fra i drammi talora privati, talaltra epocali che ne hanno causato la partenza, speranze e disperazione si avvicendano in questi racconti di galantuomini e mascalzoni, vittime o profittatori. Culture e religioni si avvicinano oppure si scontrano, uomini e donne si prestano aiuto o si sfruttano, in vicende in alcuni casi drammatiche, in altri comiche. Toccando questioni di grande attualità quali il rapporto fra cultura islamica ed Occidente, il libro ci conduce in un indimenticabile viaggio nelle vite dei protagonisti.

Gli esseri umani migrano, lo hanno sempre fatto, ma questo secolo assisterà ad un aumento esponenziale del fenomeno. Nel mondo vi sono oggi - secondo le stime dell' International Office for Migrations dell'ONU - più di duecento milioni di migranti, ovvero il tre per cento della popolazione globale. Se si unissero tutte queste persone in un solo Stato, esso sarebbe il quinto paese al mondo per numero di abitanti.(...)

In questo libro, io ho voluto semplicemente raccontare il passaggio degli uomini in terre nuove. Per farlo, ho compiuto a ritroso il percorso dei molti che arrivano – o tentano di arrivare – in Europa. Sono partita dalla Sicilia, passando per Lampedusa, per poi approdare a sud del Mediterraneo, nei paesi di provenienza dei migranti di cui racconto le vicende. Mi è sembrato importante, in questo libro, raccontare soprattutto il pensiero ed i sentimenti di questi migranti che sono sempre descritti da un punto di vista “esteriore” nei giornali, ma anche nei libri e nei films su questo argomento.

In queste storie, culture e religioni si avvicinano oppure si scontrano, uomini e donne si prestano aiuto o si sfruttano. Paure e speranze si avvicendano.

Quelle che vi ho riportato sono tutte storie vere. Protagonisti di questi racconti, e di queste migrazioni, sono persone per bene e mascalzoni, vittime e profittatori. Non sono né un confessore, né un giudice, non mi sono proposta di valutarli. Ancor meno ho inteso sostenere qualsivoglia tesi sulle moderne migrazioni.

Questo libro per me è stato un grande viaggio. Dicendo questo non mi riferisco al viaggio nello spazio. Intendo piuttosto il viaggio che ho compiuto nelle vite dei migranti che ho incontrato, persone che ho colto in un momento di passaggio, di dinamismo e certamente anche di crisi.

Ognuna di queste storie rivela una condizione umana, un problema intorno al cui nucleo i fatti si dipanano. Viaggiare fra i drammi talora privati, talaltra epocali, che hanno affrontato gli uomini e le donne che ho incontrato per scrivere questi racconti, mi ha profondamente arricchito interiormente.
Auguro la stessa cosa a voi che mi leggete.


L'Autore

Giornalista per le più importanti testate italiane scrive di politiche dell'Unione europea  e più recentemente anche di Medio oriente e Nord Africa, migrazioni dal 2000. Già Professore di Politiche e processi decisionali dell'Unione europea” in varie Università (Leuven, Iulm, Salamanca, La Havana, Stellenbosch) è advisor per la comunicazione delle istituzioni Ue
Este es el enlace para adquirir en Amazon el libro en formato digital:

jueves, 17 de octubre de 2013

Carta abierta de Gregorio Marañón al ‘conseller’ de Cultura de la Generalitat de Cataluña

Carta abierta al ‘conseller’ de Cultura

La situación política en torno al encaje de Cataluña en España, los recortes en cultura y el nombramiento como nuevo director del Teatro Real de Madrid de Joan Matabosch, procedente del Gran Teatro del Liceo de Barcelona, ha colocado en una especial perspectiva las relaciones entre los dos veteranos coliseos líricos. En este artículo, el presidente del Real, Gregorio Marañón, responde a declaraciones del conseller de Cultura de la Generalitat, Ferran Mascarell, acerca del teatro de ópera de Madrid. Marañón puntualiza y corrige a Mascarell con el propósito explícito de mejorar el entendimiento entre ambos centros y “construir puentes sobre los desencuentros” propiciados por el clima político. Asimismo, ofrece al Liceo y a los colegas catalanes la experiencia del Real en la gestión de la crisis.

La cuestión de la relación entre Catalunya y el resto de España presenta hoy tantas aristas como perspectivas, casi todas ellas afectadas por la niebla de los desafectos. Por mi lado, he aprendido desde niño, en mi familia Marañón, a querer a Catalunya, y a admirarla. Luego, de la mano de mis queridos Ramón Trías Fargas y Pere Pi-Sunyer, en los tiempos en los que colaboramos juntos, me adentré en su realidad social. Y el Quadern gris de Pla y la Antología de Espriu me han acompañado siempre.

En coherencia con esta andadura, y porque considero que en estos momentos hay un deber compartido de intentar construir puentes sobre los desencuentros, en vez de agrandar los espacios que pueden separarnos, me he decidido a hacerle estas puntualizaciones en mi calidad de presidente del Teatro Real, con el convencimiento de que sus recientes declaraciones sobre nuestra institución obedecen a una falta de información. No deseo, por tanto, que estas líneas generen una polémica sino, única y exclusivamente, que contribuyan al mejor entendimiento entre estas dos grandes instituciones que son el Liceu y el Real.

1. Cuando usted se refiere a nuestro Teatro lo hace en estos términos: “Un teatro de Madrid, que se llama Teatro Real, y que nada tiene que ver con el Liceu”. Posiblemente podría haber atajado la frase mencionando directamente al Teatro Real, y dando por conocido que es un teatro y que está en Madrid, pero, al margen de este apunte estilístico, quiero recordarle que sí hay mucho en común entre el Liceu y el Real. Los dos teatros se dedican a la misma actividad artística; el Liceu se inauguró solemnemente en 1847 y el Teatro Real en 1850, contando ambas instituciones con el apoyo de Isabel II. Partiendo de este casi simultáneo origen histórico, el Liceu y el Real tienen hoy una entidad similar que es única en España. Compartimos algunos patronos en nuestros órganos de gobierno y ambos recibimos una subvención del Ministerio de Cultura. Además, el Liceu y el Real llevan años colaborando en la realización de producciones artísticas, y tenemos convenidos nuevos proyectos para el futuro. Es por todo ello por lo que en 2008 el Liceu invitó al patronato del Real para celebrar en Barcelona una reunión conjunta, invitación a la que el Real ha correspondido recientemente, estando en espera de concertar conjuntamente la fecha de este nuevo encuentro.

2. Ha declarado usted que yo he nombrado a Gerard Mortier mi asesor, lo que es una percepción equivocada pues ni tengo poderes para hacerlo ni para mi desinteresada tarea preciso disponer de su valioso consejo, que, como es natural, será recibido por la dirección general del teatro y, sobre todo, por la dirección artística. También se equivoca usted al decir que “a Mortier le han doblado, no le han sustituido”. La realidad es que en el Teatro Real, a partir del 1 de enero, Joan Matabosch sustituirá a Gerard Mortier, y este ha pasado a una posición meramente asesora, residiendo fuera de España.

3. En otro momento, ha declarado usted que “el Teatro Real ofrece una estructura más sólida, y con nuestros impuestos. Pueden tener dos directores y pagarlos”. Lo cierto es que el Teatro Real, como el Liceu, recibe algunas aportaciones públicas que naturalmente se pagan con los impuestos de todos los españoles. Es, por tanto, igualmente cierto decir que el Liceo se paga con los impuestos de los madrileños, pero jamás se me ocurriría decirlo si no es en este momento a efectos meramente dialécticos. Pero en ningún caso el Teatro Real tiene dos directores como usted afirma, siendo, por el contrario, cierto que el Liceu cuenta con un director artístico y un director musical.

4. Para explicar por qué el Teatro Real ha logrado unos buenos resultados en la búsqueda de su patrocinio, apela usted a que las empresas del Ibex están domiciliadas en Madrid. Me encantaría tener alguna vez la ocasión de explicarle el inmenso esfuerzo que desde hace cinco años hemos emprendido en este ámbito, y también el gobierno corporativo que se ha establecido en el Teatro Real para facilitarlo. Pienso, sinceramente, que podría interesarle. Todo ello, ciertamente, es más complejo que la mera referencia al domicilio de las empresas del Ibex que usted hace. En efecto, en el Teatro Real contamos con ochenta y tres patrocinadores, de los que solo pertenecen al Ibex dieciséis, los mismos con los que, por cierto, ya cuenta el Liceu (para ser más exactos, el Liceu tiene quince).

5. Hace usted una afirmación en el contexto económico que tiene un profundo calado político: “El Estado juega aquí con reglas de juego diferentes a las del Real. Todo lo que estamos debatiendo en Cataluña tiene que ver con esto”. No voy a adentrarme ahora en este debate general, que ciertamente en democracia nos concierne a todos, pero sí debo decirle que no es correcto lo primero que usted afirma. Al Real, como al Liceu, el Ministerio le ha bajado un 60% sus aportaciones en los últimos cinco años, pero al Real el Ministerio no le ha procurado durante este periodo ningún otro apoyo económico, directo ni indirecto, como sí ha hecho con el Liceu. La realidad es tozuda cuando debemos afrontarla tal como es. A esto se añade que el Liceu recibe seis millones de euros de subvenciones públicas más que el Teatro Real, año tras año. El análisis, por tanto, que hay que hacer para entender dónde estamos los dos teatros no es tanto el de la disminución de las subvenciones públicas como el de cuáles son las medidas necesarias para adaptarnos a la crisis y a los nuevos tiempos que vendrán después.

6. Finalmente, manifiesta usted que el procedimiento para la contratación de Joan Matabosch no le ha gustado porque el Ministerio no se lo ha consultado. A continuación añade que “si se hubiera comentado probablemente habríamos podido concluir que sí”. . Créame que es así, y que sucede con el respaldo de nuestras dos Administraciones públicas fundadoras. Pero, por supuesto, antes de que nuestra Comisión Ejecutiva acordase por unanimidad contratar a Joan Matabosch, el propio Joan Matabosch y yo mismo, como presidente del Teatro Real, informamos al Liceu, primero, de que había esta posibilidad, y luego de la inminencia de la decisión. Usted reconoce que supo del acuerdo un mes antes de que este se adoptara por el Teatro Real y se hiciera público, lo que obviamente solo se explica porque sí hubo esta deferencia institucional.

En sus declaraciones menciona usted en varias ocasiones los problemas del Teatro Real. Sinceramente, me da la impresión de que los conoce muy superficialmente. Si lo deseara, se los explicaría cuando mejor le conviniera, así como las soluciones que estamos adoptando para superarlos, por si nuestra experiencia pudiera serles de utilidad. Por supuesto, en el Teatro Real estamos siempre dispuestos a aprender de ese gran teatro que es el Liceu y de sus excelentes equipos profesionales. Se lo escribo desde el convencimiento de que el espíritu fecundo de colaboración y diálogo debe imperar siempre, y más aún, si cabe, en el ámbito de la cultura.


Teatro Real de Madrid

El desafío de Barletta, en el Profeso y los Borgia

Monumento conmemorativo del desafío en Barletta
El desafío de Barletta del 13 de febrero de 1503 fue un duelo protagonizado por 13 caballeros franceses y otros tantos italianos ocurrido en las cercanías de la ciudad napolitana de Barletta durante el transcurso de la guerra de Nápoles. El enfrentamiento terminó con la victoria de los italianos. En el año 1500 Luis XII de Francia y Fernando el Católico firmaron el tratado de Granada, por el que ambos acordaban repartirse a partes iguales el reino de Nápoles, todavía bajo el reinado de Federico I de Nápoles. Al año siguiente las tropas francesas penetraron en territorio napolitano desde el norte, mientras las españolas lo hacían desde el sur; Federico I fue derrocado y su reino dividido entre Francia y la corona de Aragón.

Pronto surgieron las discordias entre las dos fuerzas ocupantes por la interpretación del tratado, que había dejado sin definir a quién pertenecía exactamente la franja intermedia que separaba las posesiones de ambos. En el verano de 1502 el ejército francés liderado por Luis de Armagnac llegó al enfrentamiento armado contra las tropas españolas bajo el mando de Gonzalo Fernández de Córdoba, que en inferioridad numérica frente a las fuerzas francesas, atrajo a su causa a los Colonna, napolitanos que anteriormente habían estado al servicio de Federico I.

Durante los primeros compases de este enfrentamiento, las fuerzas francesas avanzaron en dirección sur ocupando la parte que en el tratado de Granada había correspondido a los españoles, que fueron reducidos a unas pocas plazas en Calabria y Apulia. Gonzalo Fernández de Córdoba y el cuerpo principal de sus fuerzas fueron sitiados en la ciudad de Barletta. En una escaramuza mantenida junto a la ciudad de Trani, las tropas de Diego de Mendoza habían tomado varios prisioneros franceses, entre ellos al noble Charles de Torgues, llamado Guy la Motte, que fue conducido a Barletta. Éste, en el transcurso de una conversación que durante su cautiverio mantuvo con varios españoles, criticó la cobardía de los italianos en el combate; el español Íñigo López de Ayala defendió a sus compañeros italianos de armas, que enterados de las declaraciones del francés, pidieron satisfacción de la ofensa hecha a su honor retándoles a un duelo.

Se intercambiaron rehenes en garantía del cumplimiento de las condiciones del combate, se nombraron cuatro jueces de cada parte1 y se señaló el lugar del encuentro entre Andria y Corato, donde se delimitó el terreno de lucha con un círculo de un octavo de milla del que los participantes no podrían salir. Según los términos acordados, el caballero que resultara vencido, rendido o muerto perdería las armas y el caballo, y pagaría cien ducados al vencedor.

El 13 de febrero de 1503 los 13 caballeros franceses señalados para el combate, encabezados por el propio la Motte, se encontraron en el terreno de lucha con los 13 italianos, que fueron escogidos de las capitanías de Próspero y Fabrizio Colonna.

Caballeros italianos:               Caballeros franceses:
Ettore Fieramosca                 Charles de Torgue
Ludovico Abenavolo               Gran Jean Dast †
Mariano Abignente                Eliot de Baraut
Guglielmo Albamonte             Girout de Forses
Giovanni Brancaleone                 Marc de Frignes
Giovanni Capoccio                 Sacet de Jacet
Marco Corollario                         Jacques de la Fontaine
Fanfulla da Lodi                         Naute de la Fraise
Ettore Giovenale                         Jacques de la Guignes
Miale da Troia                         Martellin de Lambris
Pietro Riczio                         Jean de Landes
Romanello da Forlì                 Pierre de Liaye
Francesco Salamone                 François de Pisa




Massimo d'Azeglio escribió una destacada historia del desafío.




Massimo Taparelli, marqués de Azeglio (Turín, 24 de octubre de 1798 – 15 de enero de 1866), fue un importante escritor, pintor, patriota y político italiano.





miércoles, 16 de octubre de 2013

El Gran Capitán, personaje histórico de El Profeso y los Borgia

Gonzalo Fernández de Córdoba y Aguilar (Montilla, Casa de Aguilar, 1453 – Loja, Granada, 1515) fue un noble, político y militar castellano, duque de Sant'Angelo, Terranova, Andría, Montalto y Sessa, llamado por su excelencia en la guerra el Gran Capitán. Capitán castellano al servicio de los reyes Católicos. Miembro de la nobleza andaluza (perteneciente a la Casa de Aguilar), hijo segundo del noble caballero Pedro Fernández de Aguilar, V señor de Aguilar de la Frontera y de Priego de Córdoba, que murió muy mozo, y de Elvira de Herrera y Enríquez, hija de Pedro Núñez de Herrera, señor de Pedraza y de Blanca Enríquez de Mendoza, quien fue hija de Alonso Enríquez, almirante de Castilla (hijo de Fadrique Alfonso de Castilla) y de Juana de Mendoza «la Ri-cahembra». Gonzalo y su hermano mayor Alfonso Fernández de Córdoba se criaron en Córdoba al cuidado del prudente y discreto caballero Pedro de Cárcamo. 

Siendo niño fue incorporado al servicio del príncipe Alfonso, hermano de la luego reina Isabel I de Castilla como paje y, a la muerte de éste, pasó al séquito de la princesa Isabel. La hermana de ambos cordobeses, conocida con el nombre de Leonor de Arellano y Fernández de Córdoba, casaría con Martín Fernández de Córdoba, alcaide de los Donceles. Fiel a la causa isabelina, inició la carrera militar que le correspondía a un segundón de la nobleza en la Guerra de Sucesión Castellana. En la batalla de Albuera, en 1479, contra los portugueses ya aparece su nombre distinguido entre los más notables guerreros en las filas del maestre de la Orden de Santiago, Alonso de Cárdenas. En este tiempo fue designado Voz y Voto Mayor del Cabildo de Córdoba y contrajo matrimonio con su prima Isabel de Montemayor, que moriría pronto al dar por primera vez a luz. Como regalo de boda su hermano le había regalado la alcaldía de Santaella. Allí cayó prisionero de su primo y enemigo Luis Fernández de Córdoba y Montemayor, conde de Cabra, que lo tuvo encerrado en el castillo de Cabra hasta su liberación en 1476 cuando fue liberado por la intercesión de los Reyes Católicos. 

Pero fue la larga Guerra de Granada, donde sobresalió como soldado en el asalto de Antequera y en el sitio de Tájara (plaza que también se conoce como castillo de Tajarja o torre de Tájara, situada en el actual pago de las Torres de Huétor-Tájar, Granada ), donde demostró dotes de mando, así como ingenio práctico al idear una máquina de asedio hecha con las puertas de las casas para proteger el avance de las tropas.Pero las acciones que más lo distinguieron fueron las conquistas de Íllora, Montefrío, donde mandó el cuerpo de asalto y fue el primero que subió a la muralla a la vista del enemigo y Loja donde hizo prisionero al monarca nazarí Boabdil que se entregó tras pedir piedad para los vencidos y moradores. Acompañado de Gonzalo Fernández de Córdoba, a quien terminaría considerando su amigo, se presentó ante el rey Fernando y se arrojó a sus pies. En 1486 fue nombrado Alcalde de Íllora con la misión de fomentar las disensiones entre Boadbil, que era apoyado por los Abencerrajes y el Zagal. 

En estos años contrajo segundas nupcias con María Manrique de Lara y Espinosa, Dama de la Reina Isabel, del linaje de los duques de Nájera con quien tuvo dos hijas. Su carrera estuvo a punto de cortarse en una escaramuza nocturna delante de Granada que tuvo lugar antes de la conclusión de la guerra; porque habiendo caído de su caballo en medio de la refriega hubiese perecido de no ser por un leal servidor de la familia que montándole en su caballo entregó su vida por la de su señor. Espía y negociador, se hizo cargo de las últimas negociaciones con el monarca nazarí Boabdil para la rendi-ción de la ciudad a principios de 1492. En recompensa por sus destacados servicios, recibió una encomienda de la Orden de Santiago, el señorío de Órgiva, provincia de Granada, y determinadas rentas sobre la producción de la seda granadina, lo cual contri-buyó a engrandecer su fortuna. 

En 1494 fallece el rey Fernando I de Nápoles, hijo de Alfonso V de Aragón, y es proclamado rey su hijo Alfonso II de Nápoles. Carlos VIII de Francia decide que, para reconquistar los Santos Lugares (objetivo principal de muchos reyes coetáneos), debía conquistar los territorios de Italia. Para cubrirse las espaldas, firmó con el rey Fernando un tratado secreto, que, en las cláusulas difundidas, era una alianza contra los turcos, pero, en secreto, fue una alianza de amistad. Es decir, España no se interpondría a Francia en sus guerras salvo contra el Papa, lo mismo que haría Francia. Pero cuando Fernando descubrió las intenciones de Carlos VIII, actuó hábilmente, considerando a Nápoles un territorio infeudado al Papa, y por lo tanto, de su incumbencia. Fernando II de Aragón inicia una ofensiva diplomá-tica para ayudar a su pariente, consiguiendo la aprobación del Papa de Roma y de Florencia y la neutralidad de Venecia. 

En 1495 se convoca a los puertos del Cantábrico y de Galicia para que aporten naves que debían concentrarse en Cartagena y Alicante, y ponerse a las órdenes de Galcerán de Requesens i Gian Galeazzo de Soler, conde de Trivento y general de las galeras de Sicilia. Se reúnen sesenta naves y veinte leños, y embarcan 6000 soldados de a pie y 700 jinetes. Gonzalo Fernández de Córdoba se pone al frente de la expedición. Salen a la mar con mal tiempo, y el convoy se divide en dos. El grupo de vanguardia, el de Requesens, llega a Sicilia, donde espera en Mesina la llegada de los transportes con las tropas, que llegan el 24 de mayo. Pasa la flota a Calabria, ocupando Regio de Calabria y los pueblos circundantes. El rey de Nápoles, Alfonso, es derrotado en Seminara. Mientras Fernández de Córdoba maniobra con gran habilidad y tiene varios éxitos, entre los que se incluyen la larga marcha a Atella que le permitió llegar oportunamente a combatir, Requesens se presenta con sus galeras frente a la ciudad de Nápoles. El duque de Montpensier, lugarteniente de Carlos VIII, decide salir de las murallas de la ciudad para evitar el desembarco, y el pueblo de Nápoles, al ver salir a las tropas francesas, se subleva, teniendo que refugiarse los pocos franceses que quedaban en los castillos Nuevo y del Huevo. Aparece una flota francesa con 2.000 hombres de refuerzo, pero decide no enfrentarse a Requesens y desembarca a su gente en Liorna. Montpensier se ve obligado a retirarse hacia Salerno, y Nápoles cae en poder de los españoles. Fallece el rey Fernando I II de Nápoles (1496) y le sucede su tío Don Fadrique. 

Quedan en manos francesas Gaeta y Tarento. Requesens organiza dos escuadras, una con cuatro carracas y cinco naos que bloquea Gaeta, y otra con cuatro naos, una carabela y dos galeras para guardar la costa e interceptar socorros a los franceses. Esta última apresó una nave genovesa con 300 soldados y cargamento de harina. Los venecianos cooperaban vigilando los puertos de Génova y Provenza. En las filas francesas se declara la peste, de la que fallece Montpensier con muchos de sus soldados. Gaeta se ve obligada a capitular, pudiendo llevarse los franceses todas sus pertenencias. Embarcan hacia Francia, pero un furioso temporal hunde sus naves. Una vez asegurado el reino de Nápoles para Don Fadrique, reúne a sus tropas con intención de disolverlas, pero el Papa le pide que le ayude. Un tal Rogelio Guerra, corsario vizcaíno, se había apoderado de Ostia y su castillo bajo bandera francesa, cerrando el Tíber y sometiendo a contribución a Roma. Durante cinco días las baterías españolas martillearon las fortificaciones hasta abrir brechas en las murallas. Ostia fue tomado al asalto y Guerra y sus secuaces se entregaron como prisioneros sin ofrecer resistencia. Pocos días después el Gran Capitán era aclamado en Roma. Al recibir al general español, Alejandro VI se atrevió a acusar a los Reyes Católicos de hallarse mal dispuestos con él; pero Gonzalo replicó enumerando los grandes servicios que a la causa de la Iglesia habían prestado los reyes y tachó al Pontífice de ingrato y le aconsejó en tono brusco que reformara su vida y costumbres pues las que llevaba causaban gran escándalo en la cristiandad. A pesar de esta reprimenda Alejandro VI concede a Fernández de Córdoba la Rosa de Oro. 

Después de tres años de campaña, en 1498 regresan a España las tropas españolas, dejando el reino de Nápoles en manos de Don Fadrique. En esta campaña Gonzalo Fernández de Córdoba gana su sobrenombre de El Gran Capitán y el título de duque de Sant’Angelo. Fernando II de Aragón y Luis XII de Francia firman en 1500 un tratado reservado (el Tratado de Chambord-Granada) repartiéndose el reino de Nápoles, adjudicando al francés las provincias de Labor y los Abruzos, con los títulos de rey de Nápoles y de Jerusalén y el español el resto, con el título de duque de Apulia y de Calabria. Coincide el acuerdo reservado con una petición de ayuda de Venecia, cuya plaza de Modón, en el Peloponeso (Grecia), está siendo atacada por los turcos. Por parte española se prepara en Málaga una armada de 60 velas que transporta 8000 hombres de infantería y caballería, que manda Gonzalo Fernández de Córdoba como capitán general de mar y tierra. Llegan las naves a Mesina, después de una penosa travesía, pues llegó a escasear el agua, muriendo algunos hombres y muchos caballos. En Mesina se unen a la expedición unos 2000 soldados españoles que se habían quedado en Italia en la expedición anterior, y varias naves vizcaínas, entre las que es de suponer que estaba la de Pedro Navarro. El 27 de septiembre se hacen a la mar, llegando el 2 de octubre a tiempo para socorrer Candía. Se une a la expedición la flota veneciana y dos carracas francesas con 800 hombres. Acuerdan tomar Cefalonia, comenzando el asedio a la isla el 8 de noviembre y terminando el 24 de diciembre con la conquista de la fortaleza de San Jorge. Vuelven a Sicilia con muchas penalidades y algunos motines debido a la escasez. En 1501 el Papa hace público el acuerdo secreto entre Francia y España, y los franceses ocupan su parte con 20.000 hombres, encontrando resistencia sólo en Capua. El rey de España ordena al Gran Capitán ocupar su parte, pero en Tarento encuentra resistencia a su avance. La plaza está bien fortificada y defendida, por lo que se establece el sitio terrestre y el bloqueo naval, apresando Juan de Lezcano una nave con artillería y municiones para la plaza. Ante la imposibilidad de hacerlo por mar, debido a las fuertes defensas, se pasan por tierra 20 carabelas a la bahía interior de Tarento, y se ataca a la plaza por donde no tenía defensas. 

Así, en 1502, Tarento se rinde al Gran Capitán, con lo que españoles y franceses han ocu-pado cada uno su parte del reino de Nápoles. Desde el principio se produjeron roces entre españoles y franceses por el reparto de Nápoles, que desembocaron en la reapertura de las hostilidades. La superioridad numérica francesa obligó a Gonzalo Fernández de Córdoba a utilizar su genio como estratega, concentrándose en la defensa de plazas fuertes a la espera de refuerzos. A finales de 1502 los españoles se atrincheran en Barletta, en la costa adriáti-ca. El Gran Capitán rehúsa la batalla campal, pese al descontento de sus soldados, pero organiza una defensa activa (hostiga al enemigo y ataca sus líneas de comunicación). Durante el asedio francés a Barletta tiene lugar el torneo caballeresco conocido como Desafío de Barletta. Cuando llegan refuerzos y comprueba que los franceses han cometido el error de dispersarse da la orden de abandonar Barletta y pasa a la ofensiva, toma la ciudad de Ruvo di Benisichi y logrando la victoria en la batalla de Ceriñola, en la que aplasta las tropas del Generalísimo francés, Luis de Armagnac, duque de Nemours y en pocos minutos 3000 cadáveres sui-zos y franceses quedan tendidos en el campo de batalla. Esta victoria coincide con la del ejército español que se encuentra al mando de Fernando de Andrade, contra las tropas francesas de Bérault Stuart d'Aubigny en la batalla de Seminara. La guerra no estaba aún terminada y poco después Gonzalo Fernández de Cór-doba tomó la fortaleza de Castel Nuovo y Castel dell'Ovo. El resto de tropas francesas marcha a Gaeta en espera del envío de re-fuerzos. Luis XII envía otro gran ejército al mando del mariscal Louis II de la Trémoille (30.000 soldados, incluidos 10.000 jinetes y numerosa artillería). El Gran Capitán no pudo tomar Gaeta y montó una línea defensiva en el río Garellano, apoyándose en los castillos de Montecassino y Roca Seca, para cerrar el paso francés hacía la capital napolitana. La Tremouille cae enfermo y le sustituye Francisco II Gonzaga, duque de Mantua, al que sustituirá más tarde Ludovico II, marqués de Saluzzo. La noche del 27 de diciembre de 1503 el ejército español cruza el Garellano sobre un puente de barcas y sorprende al día siguiente al ejército francés que huye en desbandada. Los franceses dejaron en el campo de batalla varios millares de hombres, se calcula que tres o cuatro, con todos sus bagajes, las banderas y la artillería. Las bajas españolas no se conocen pero también debieron ser elevadas. Al día siguiente el Gran Capitán estaba ya dispuesto para asaltar las alturas de Monte Orlando, que dominaba la plaza de Gaeta, pero antes de que la artillería disparara se presentó un mensajero del marqués de Saluzzo proponiendo la capitulación. Esta capitulación fue sorprendente porque el ejército francés contaba con numerosas tropas aún, la plaza estaba provista de artillería, contaba con víveres para diez días y la flota francesa estaba fondeada en la bahía para abastecerlos y mantener las comunicaciones con el exterior. Sin embargo, las tropas francesas se encontraban totalmente desmoralizadas. Tras la batalla de Garellano y la toma de Gaeta los franceses abandonaron Nápoles. 

Terminada la guerra, Fernández de Córdoba gobernó como virrey en Nápoles durante cuatro años, con toda la autoridad de un soberano. Fue ins-trumento del envío a España como prisionero en 1504 de César Borgia, hijo del Papa español Alejandro VI (Rodrigo Borgia) para su custodia en Chinchilla. Pero al escapar éste en 1506 a Navarra y pasar de haber sido Obispo de Pamplona en su infancia gracias a su padre, a ser ahora Condestable de Navarra por su cuñado el rey consorte Juan III de Albret, marido de la reina titular de Na-varra Catalina I, quienes luchaban por evitar la absorción de su pequeño reino por una coalición navarro-castellano - aragonesa, César Borgia perdería la vida en la Batalla de Viana en marzo de 1507. Los beamonteses navarros verían más de un 80% del terri-torio del reino incorporado a los dominios de Fernando II de Aragón y de su nueva y joven esposa Germana de Foix en 1512 tal como propugnaban y en el interreino 1516-1520 a los de su nieto. Un importante miembro del Consejo Real de Juan III de Albret, colega de César Borgia, fue precisamente el padre del luego famo-so Jesuita San Francisco Javier, enviado por el Fundador de la Orden San Ignacio de Loyola a India y Japón para evangelizar por los privilegios papales concedidos a los portugueses e implantados en la Cancillería para Asuntos de Oriente en Lisboa del Rey Juan III de Portugal "El Piadoso". A la muerte de Isabel la Católica, el rey Fernando se hizo eco de ciertos rumores que acusaban a Fernández de Córdoba de apropiación de fondos de guerra durante el conflicto italiano, lo que unido a los temores de que se hiciese independiente gracias a la gran fama y notoriedad adquiridas, acabó con su destitución del mando, y aunque no está de-mostrado que le pidiese cuentas, Gonzalo, para justificar que lo que se decía de él no era cierto, presentó unas cuentas (que se conservan en el Archivo General de Simancas) con tal detalle, que han quedado como ejemplo de meticulosidad en la lengua popular. Si es cierto, en cambio, que no cumplió los ofrecimientos que le había hecho, pese a sus deseos de volver a Italia. Gonzalo entonces, se retiró a Loja (Granada), donde murió en 1515. 

El Gran capitán fue un genio militar excepcionalmente dotado, que por primera vez manejó combinadamente la infantería, la caballería, y la artillería aprovechándose del apoyo naval. Supo mover hábil-mente a sus tropas y llevar al enemigo al terreno que había elegido como más favorable. Revolucionó la técnica militar mediante la reorganización de la infantería en coronelías (embrión de los futu-ros tercios). Idolatrado por sus soldados y admirado por todos, tuvo en su popularidad su mayor enemigo. La combinación de las operaciones de combate permitió a Gonzalo Fernández de Córdoba, en el transcurso de las guerras de Italia, introducir varias re-formas sucesivas en el ejército español, que desembocaron en el Tercio. La primera reorganización fue en 1503. Gonzalo creó la división con dos coronelías de 6000 infantes cada una, 800 hombres de armas, 800 caballos ligeros y 22 cañones. El general tenía en sus manos todos los medios para llevar el combate hasta la decisión. Gonzalo de Córdoba dio el predominio a la infantería, que es capaz de maniobrar en toda clase de terrenos. Dobló la proporción de arcabuceros, uno por cada cinco infantes, y armó con espadas cortas y lanzas arrojadizas a dos infantes de cada cinco, encargados de deslizarse entre las largas picas de los batallones de esguízaros suizos y lansquenetes y herir al adversario en el vientre. Dio a la caballería un papel más importante para enfrentarse a un enemigo «roto» (persecución u hostigamiento) que para «romperlo» quitándole el papel de reina de las batallas que había tenido hasta entonces. Sustituyó la guerra de choque medieval por la táctica de defensa-ataque dando preferencia a la infantería sobre todas las armas. Puso en práctica, además, un escalonamiento en profundidad, en tres líneas sucesivas, para tener una reserva y una posibilidad suplementaria de maniobra. Gonzalo Fernández de Córdoba facilitó el paso de la columna de viaje al orden de combate fraccionando los batallones en compañías, cada una de las cuales se colocaba a la altura y a la derecha de la que le precedía, con lo que se lograba fácilmente la formación de combate. Adiestró a sus hombres mediante una disciplina rigurosa y formó su moral despertando en ellos el orgullo de cuerpo, la dignidad personal, el sentido del honor nacional y el interés religioso. Hizo de la infantería española aquel ejército formidable del que decían los franceses después de haber luchado contra él, que «no habían combatido con hombres sino con diablos». 

Aunque puede que no sea más que una leyenda, se cuenta que el rey Fernando el Católico pidió a don Gonzalo cuentas de en qué había gastado el dinero de su reino. Esto habría sido visto por éste como un insulto. De la respuesta hay varias versiones, la más común diría: Por picos, palas y azadones, cien millones de ducados; por limosnas para que frailes y monjas rezasen por los españoles, ciento cincuenta mil ducados; por guantes perfumados para que los soldados no oliesen el hedor de la batalla, doscientos millones de ducados; por reponer las campanas averiadas a causa del con-tinuo repicar a victoria, ciento setenta mil ducados; y, finalmente, por la paciencia de tener que descender a estas pequeñeces del rey a quien he regalado un reino, cien millones de ducados. Cierta la anécdota o no, la expresión las cuentas del Gran Capitán han quedado como frase hecha para una relación poco pormenorizada, en la que los elementos que la integran parecen exagerados, o para una explicación pedida por algo a la que no se tiene derecho.