jueves, 18 de julio de 2013

Johann Sebastian Bach

Johann Sebastian Bach

Retrato de Bach por Elias Gottlob Haussmann en 1746, Museo de la Ciudad de Leipzig.

(Eisenach, actual Alemania, 1685-Leipzig, 1750) Compositor alemán. Considerado por muchos como el más grande compositor de todos los tiempos, Johann Sebastian Bach nació en el seno de una dinastía de músicos e intérpretes que desempeñó un papel determinante en la música alemana durante cerca de dos siglos y cuya primera mención documentada se remonta a 1561. Hijo de Johann Ambrosius, trompetista de la corte de Eisenach y director de la música de dicha ciudad, la música rodeó a Johann Sebastian Bach desde el principio de sus días.

A la muerte de su padre en 1695, se hizo cargo de él su hermano mayor, Johann Christoph, a la sazón organista de la iglesia de San Miguel de Ohrdruf. Bajo su dirección, el pequeño Bach se familiarizó rápidamente con los instrumentos de teclado, el órgano y el clave, de los que sería un consumado intérprete durante toda su vida.
Retrato de Bach en 1715


Su formación culminó en el convento de San Miguel de Lüneburg, donde estudió a los grandes maestros del pasado, entre ellos Heinrich Schütz, al tiempo que se familiarizaba con las nuevas formas instrumentales francesas que podía escuchar en la corte.

A partir de estos años, los primeros del siglo XVIII, Bach estaba ya preparado para iniciar su carrera como compositor e intérprete. Una carrera que puede dividirse en varias etapas, según las ciudades en las que el músico ejerció: Arnstadt (1703-1707), Mühlhausen (1707-1708), Weimar (1708-1717), Köthen (1717-1723) y Leipzig (1723-1750).

Si en las dos primeras poblaciones, sobre todo en Mühlhausen, sus proyectos chocaron con la oposición de ciertos estamentos de la ciudad y las propias condiciones locales, en Weimar encontró el medio adecuado para el desarrollo de su talento. Nombrado organista de la corte ducal, Bach centró su labor en esta ciudad sobre todo en la composición de piezas para su instrumento músico: la mayor parte de sus corales, preludios, tocatas y fugas para órgano datan de este período, al que también pertenecen sus primeras cantatas de iglesia importantes.

En 1717 Johann Sebastian Bach abandonó su puesto en Weimar a raíz de haber sido nombrado maestro de capilla de la corte del príncipe Leopold de Anhalt, en Köthen, uno de los períodos más fértiles en la vida del compositor, durante el cual vieron la luz algunas de sus partituras más célebres, sobre todo en el campo de la música orquestal e instrumental: los dos conciertos para violín, los seis Conciertos de Brandemburgo, el primer libro de El clave bien temperado, las seis sonatas y partitas para violín solo y las seis suites para violoncelo solo.

Durante los últimos veintisiete años de su vida fue Kantor de la iglesia de Santo Tomás de Leipzig, cargo éste que comportaba también la dirección de los actos musicales que se celebraban en la ciudad. A esta etapa pertenecen sus obras corales más impresionantes, como sus dos Pasiones, la monumental Misa en si menor y el Oratorio de Navidad. En los últimos años de su existencia su producción musical descendió considerablemente debido a unas cataratas que lo dejaron prácticamente ciego.

Casado en dos ocasiones, con su prima Maria Barbara Bach la primera y con Anna Magdalena Wilcken la segunda, Bach tuvo veinte hijos, entre los cuales descollaron como compositores Wilhelm Friedemann, Carl Philipp Emanuel, Johann Christoph Friedrich y Johann Christian.

Pese a que tras la muerte del maestro su música, considerada en exceso intelectual, cayó en un relativo olvido, compositores de la talla de Mozart o Beethoven siempre reconocieron su valor. Recuperada por la generación romántica, desde entonces la obra de Johann Sebastian Bach ocupa un puesto de privilegio en el repertorio. La razón es sencilla: al magisterio que convierte sus composiciones en un modelo imperecedero de perfección técnica, se une una expresividad que las hace siempre actuales.

Tumba de Bach en Santo Tomas de Leipzig


Sus obras

Bach-Werke-Verzeichnis (Catálogo de las obras de Bach en alemán), conocido simplemente por sus siglas BWV, es un catálogo musical que numera cada una de las obras musicales del compositor alemán Johann Sebastian Bach (1685-1750). Fue creado por el musicólogo alemán Wolfgang Schmieder (1901-1989) en 1950. Su título completo es Thematisch-systematisches Verzeichnis der musikalischen Werke von Johann Sebastian Bach (Catálogo temático sistemático de las obras de Johann Sebastian Bach), y fue publicado en Leipzig en 1950, y en 1990 se publicó una segunda edición corregida y ampliada.

Ese catálogo sustituyó a los de la BG (Bach Gesellschaft, Sociedad Bach) y NGB (Neue Bach Gesellschaft, Nueva Sociedad Bach), de difícil manejo.
Por extensión, BWV es el sistema de numeración de las obras de Bach que se emplea en la actualidad. En ocasiones se menciona la serie BWV como números Schmieder, y se cita como S.130, en lugar de BWV 130, si bien esa práctica es minoritaria.

Notación

La ordenación se suele expresar de la siguiente manera: primero el título y en su caso la tonalidad de la obra, a continuación el número, y por último, en ocasiones, el año de composición, si es que se conoce. Por ejemplo:
Misa en sol menor BWV 235 (circa 1738).
Es posible también encontrar una misma obra bajo la denominación de varios números Schmieder. Por ejemplo, El clave bien temperado (BWV 846-893).
En algunos casos suele señalarse la obra por su título en alemán, seguida del número Schmieder y el número de orden de la sección dentro de la obra. Así, en la cantata Herz und Mund und Tat und Leben, BWV 147 (El corazón, la boca, los hechos y la vida), el coro que cierra la segunda parte puede citarse así: Jesus bleibet meine Freude, BWV 147,10 (es decir, la décima sección del número Schmieder 147).
Puede ocurrir que Bach hubiera compuesto varias versiones de una misma obra, lo que se señala con una letra al final del número Schmieder. Por ejemplo, la cantata secular Was mir behagt, ist nur die muntre Jagd (Cantata de la caza) BWV 208, se presentó también como cantata sacra, y figura en el catálogo como BWV 208a.
La abreviatura Anh. se refiere al apéndice (Anhang) del catálogo, y se distribuye de la siguiente manera: Anh. 1-23 agrupa obras perdidas y fragmentarias, Anh. 24-155 obras dudosas y Anh. 156-189 las falsas.
La expresión deest (del latín de, negación, y est, estar) o su plural (desunt), usada en ciertos catálogos de las obras de Bach (pero no como número BWV) significa simplemente que carece de número Schmieder, sea por las dudas de su atribución, por su reciente descubrimiento o por cualquier otra razón argumentada por su editor.
Estructura del catálogo[editar]

La principal virtud del catálogo BWV es que, a diferencia de otros que están ordenados cronológicamente, el de Schmieder está clasificado por tipo de obra. Por esta razón un número BWV menor no indica una obra cronológicamente temprana. Hay que tener en cuenta que Bach no asignaba el tradicional número de opus a sus obras, y apenas imprimió en vida sus composiciones, lo que provocó y sigue provocando problemas de datación y atribución. También hay que tener en cuenta que sus obras cayeron en un relativo olvido, hasta que en el siglo XIX Félix Mendelssohn fomentó su redescubrimiento para el gran público. Tales circunstancias significaron que las obras de Bach tuvieran una clasificación problemática, lo que ha exigido una intensa investigación musicológica.
El catálogo BVW está estructurado de la siguiente forma:
  • 1-200: Cantatas religiosas
  • 201-215: Cantatas profanas
  • 216-224: Otras cantatas
  • 225-231: Motetes
  • 232-242: Misas
  • 243: El Magníficat
  • 244-247: Pasiones
  • 248-249: Oratorios
  • 250-438: Composiciones corales
  • 439-524: Lieder y arias
  • 525-771: Obras para órgano
  • 772-994: Obras para clavecín
  • 995-1000: Obras para laúd
  • 1001-1013: Obras para solistas instrumentales
  • 1014-1040: Música de cámara
  • 1041-1071: Conciertos
  • 1072-1080: Obras de contrapunto (es decir, cánones y otros)
  • 1081-1128: Obras encontradas después de 1950.

Familia e hijos


Johann Sebastian Bach encabezó una familia numerosa con un total de veinte hijos. Su primera hija nació cuando el compositor tenía 23 años y su última hija cuando tenía 57 años. Tuvo siete hijos de su primer matrimonio, de los cuales sobrevivieron cuatro, y trece del segundo, de los cuales sobrevivieron sólo cinco.60 Su primera esposa fue su prima segunda, Maria Barbara Bach (1684-1720), con la que se casó en 1707. Su segunda esposa fue la cantante Anna Magdalena Wilcke (1701-1760), con la que contrajo matrimonio en 1721.
Hijos de su primer matrimonio con Maria Barbara Bach fueron:
Catharina Dorothea (1708 - 1774),
Wilhelm Friedemann, el Bach de Dresde y Halle (1710 - 1784),
Johann Christoph (1713 - 1713),
Maria Sophia (1713 - 1713),
Carl Philipp Emanuel, el Bach de Berlín y Hamburgo (1714 - 1788),
Johann Gottfried Bernhard (1715 - 1739),
Leopold Augustus (1718 - 1719).60
Hijos de su segundo matrimonio con Anna Magdalena Bach fueron:
Christiana Sophia Henrietta (1723 - 1726),
Gottfried Heinrich (1724 - 1763),
Christian Gottlieb (1725 - 1728),
Elisabeth Juliana Friederica, llamada «Liesgen» (1726 - 1781) casada con Johann Christoph Altnickol,
Ernestus Andreas (1727 - 1727),
Regina Johanna (1728 - 1733),
Christiana Benedicta (1729 - 1730),
Christiana Dorothea (1731 - 1732),
Johann Christoph Friedrich, llamado el Bach de Bückeburgo (1732 - 1795),
Johann August Abraham (1733 - 1733),
Johann Christian, llamado el Bach de Milán y Bach de Londres (1735 - 1782),
Johanna Carolina (1737 - 1781)
Regina Susanna (1742 - 1809).60
Cinco de los hijos se dedicaron a la música, aunque uno de ellos (Johann Gottfried Bernhard) abandonó su carrera y murió prematuramente a los 24 años. Los otros cuatro llegaron a convertirse en compositores e intérpretes reputados por derecho propio, Wilhelm Friedemann Bach, Carl Philipp Emanuel Bach (de quien Wolfgang Amadeus Mozart tenía muy buena opinión), Johann Christoph Friedrich Bach y Johann Christian Bach, epígono de la época preclásica y una de las influencias principales de Mozart, más que su hermano Carl Philipp Emanuel.
Sin embargo, la confianza que Bach puso en su hijo mayor, Wilhelm Friedemann, tuvo tristes consecuencias después de su fallecimiento. El hijo perdió para siempre varias pasiones compuestas por su padre (que quizá ahora serían tan apreciadas como la Pasión según san Mateo y la Pasión según San Juan). Si no hubiese sido por el cuidado que tuvo su otro hijo, Carl Phillip Emanuel, en conservar los manuscritos del padre, el mundo podría haberse visto privado de una buena parte de las obras maestras de Bach.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada