sábado, 13 de julio de 2013

El Profeso y el Grial

http://www.amazon.com/El-Profeso-Grial-Spanish-ebook/dp/B00DWH1B4C/ref=sr_1_19?s=books&ie=UTF8&qid=1373712833&sr=1-19&keywords=carlo+emanuele+ruspoli
O
http://www.amazon.com/dp/B00DWH1B4C

La cita del Evangelio según San Mateo (Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por quienes os ultrajan y os persiguen. San Mateo 5:44) es muy oportuna, ya que ninguna de las enseñanzas de nuestro señor Jesucristo se cumple en la cruzada contra los cátaros. La Iglesia de aquel tiempo olvidó conscientemente este texto sagrado. ¿Por qué? Esta novela, novena de la saga el Profeso, abarca tres años de historia medieval y propone una explicación. Ambientada en el siglo XIII, va de una Sicilia bajo el dominio de Federico II, a la Europa del Sacro Imperio Romano donde se cruzan en la guerra y en la paz la Iglesia, el emperador, los caballeros del Temple, los del Hospital y la secta de los Asesinos . El sitio de Montségur es el decorado de las primeras páginas, donde se hallas los hijos del Grial destinados a reconciliar las grandes religiones, según está escrito en un gran plan secreto por el que ellos serán los reyes que restablezcan la paz en la tierra. Con las tropas de Luis XI y del Papa Inocencio III viene el caballero de Justicia de la Orden de San Juan de Jerusalén Fray Gian Galeazzo Ruspoli, el personaje principal y cronista de los acontecimientos narrados en esta novela histórica. Fray Gian Galeazzo es testigo de cómo el Prieuré de Sion , una orden secreta al servicio del Grial, rescata a los hijos del Grial y hasta se ve involucrado en los hechos y obligado a favorecer la fuga. Así comienza para Fray Gian Galeazzo una fantástica y peligrosa odisea que lo lleva en primer término a Marsella, donde los fugitivos le abandonan para refugiarse en el territorio de Federico II. Tras una serie de peripecias inolvidables, Fray Gian Galeazzo llega al palacio del Papa; vuelve a huir cuando se descubre que su disfraz de cardenal ya no le sirve; y se gana la confianza de un antiguo superior hospitalario, entonces al servicio de Federico II y vinculado al Prieuré que lo lleva a Bríndisi, donde vuelve a encontrarse con los hijos del Grial. Pero Clo (Charles Louis Gabriel de Trencavel) y Maco (María Cons-tanza Ramona de Hohenstaufen) tampoco allí están a salvo de los esbirros del papa, y la misión de ir dejando una pista falsa recae en Fray Gian Galeazzo, quien ha de atravesar toda Italia y alcanzar el sur de Alemania, en donde se unirá al nuncio papal-el cual viaja de Lyon hacia el este para entrevistarse con el Gran Kan. El plan fracasa. Los elemen-tos naturales no son propicios: en medio de una tormenta la comitiva queda diezmada, Fray Gian Galeazzo regresa a Bríndisi y recibe la noticia de que el papa ha derrotado en Lyon y depuesto a Federico II. La novela acaba en Constantinopla , y no será aquí donde el editor revelará el desenlace, emocionante e inesperado. La historia y la ficción, ensambladas como rara vez se lo ha logrado en la literatura, cobran dimensiones de pantalla gigante. Pero lo sorprendente es que la telaraña de tramas, propio de la época y generalmente incomprensible, cobra transparencia en manos de Carlo Emanuele Ruspoli, y el lector no pierde la ilación en ningún momento. Con técnicas narrativas cercanas a las de la cinematografía -no por nada el autor es primo tanto del actor Bart cómo del productor Tao, ambos Ruspoli y hombres de cine - y procurando en todo momento mantener ordenadas las infinitas piezas de este juego entre macabro y apasionante, el escritor logra una de las novelas más estrepitosamente interesante de los últimos años, de lectura compulsiva y extraordinariamente amena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada