viernes, 5 de julio de 2013

El Profeso y el Grial


En Montsegur comienza la acción de mi nueva novela El Profeso y el Grial, que acabo de terminar. Aún me queda mucha tarea por delante. En el texto hay frases en occitano, latín, francés, italiano, alemán, griego y árabe, todas escritas en caracteres latinos, necesarias para que el lector se sienta trasladado en los lugares que visita Fray Gian Galeazzo Ruspoli. Pero hay que trafuciras... Luego será necesario pulir el texto, corregirlo, y finalmente realizar la maqueta del libro para su posterior edición. 

Mi protagonista, disfrazado de capellán de la Orden de San Juan, asistirá a las intrigas tremendas alrededor de la aniquilación de los cátaros y algunos de los castillos de ese mapa forman arte de esta novela. Su disfraz incluye, para ser creible, las virtudes y los defectos de los religiosos de esa época: lujuria, ambición, excesos de comida y de bebida, traiciones, intrigas de todo tipo, falsificaciones, robos, cruzadas, batallas, luchas, asesinatos. Todos los ingredientes para a tener el lector atento y que no decaiga su interés.  

Estoy especialmente orgulloso de haber terminado este proyecto que me había atraído desde hace bastante tiempo, pero aún presentía que podía superarme. No se porque cada vez me lío más con la historia medieval y las tramas complicadas. Pero creo que todas las piezas del rompecabezas quedaron encajadas finalmente. El libro tiene un tamaño A4 y unas novecientas páginas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada