domingo, 30 de junio de 2013

Víctor Emanuel III, rey de Italia

Vittorio Emanuele III di Savoia-Carignano


Principe di Napoli (1869-1900), Re di Italia (1900 - 9 de mayo 1946), Imperatore di Etiopia (9 de mayo 1936 - 3 de septiembre 1943), Roi d'Albanie(16 de abril 1939 - 3 de septiembre 1943), Grand-maître de l'ordre des Saints Maurice et Lazare y de l'ordre de l'Annonciade.
(Vittorio Emanuele di Savoia-Carignano)
(Vittorio Emanuele Ferdinando Maria Gennaro di Savoia-Carignano)

<< ^^

  • Nacido el 11 de noviembre 1869 - Napoli, Italia
  • Fallecido el 28 de diciembre 1947 - Alexandria, Egipte
  • Enterrado - Alexandria d'Egipte - Chiesa di Santa Caterina.
  • A la edad de 78 años

Padres

Casamientos e hijos

Relaciones

Biografía 

Sucedió a su padre, Humberto I, en 1900 cuando éste murió asesinado en Monza. Recibió, como era frecuente en los príncipes de su época, formación militar, pero debido a su baja estatura, 1'53m., hubo que cambiar la legislación castrense a este respecto; también el rey mostró especial interés por los asuntos de la milicia. Durante su reinado, Italia trato de incrementar su aún incipiente imperio colonial italiano y también aumentar su territorio nacional lo que llevó al país a verse envuelto en varios conflictos: en un primer momento se lanzó a la Guerra Ítalo-Turca en 1911–1912 con la cual Italia consiguió adueñarse de los territorios turcos de tripolitania y de Cirenaica, luego participó en la Primera Guerra Mundial (1915–1918) en el bando aliado, logrando anexarse el Trentino y el Alto Adigio, regiones de población italiana pero gobernadas por Austria.
Durante las dos primeras décadas de su reinado, Víctor Manuel III actuó dentro de los límites marcados por la Constitución y no interfirió en la acción de los sucesivos gobiernos, donde destacaban los liberales de Giovanni Giolitti y los conservadores de Antonio Salandra, permitiendo que se desarrollase el parlamentarismo. Pero en 1922 ante la violenta presión ejercida sobre el gobierno por la Marcha sobre Roma que habían organizado el aún joven movimiento fascista liderado por Benito Mussolini, el monarca no aceptó declarar el estado de sitio que había solicitado el primer ministro Luigi Facta y, el 30 de octubre, el rey aceptó el nombramiento de Mussolini como primer ministro, vulnerando sus atribuciones constitucionales.

Reinado bajo el fascismo
Con Mussolini en el poder, el monarca ni se opuso ni tan sólo opinó sobre el desmantelamiento del sistema constitucional y la imposición del régimen totalitario fascista en 1925. Los sucesivos plebiscitos que reforzaron el control total del fascismo sobre la política italiana no fueron cuestionados por el rey, que se resignó al rol ceremonial que le fuera impuesto por Mussolini, quien cuidó de no atacar los privilegios de la Casa de Saboya ni de la aristocracia vinculada a ella. La agonía del parlamentarismo italiano y la lenta imposición de la dictadura mussoliniana fueron así consentidas por el monarca, quien tampoco se interpuso cuando Mussolini acabó con la oposición democrática y liberal.
En el año 1929 Mussolini concluyó con el papa Pío XI los llamados Pactos de Letrán, por los que se creaba el estado soberano de la Ciudad del Vaticano. Estos acuerdos cerraban definitivamente el conflicto que estaba abierto desde 1870 con la toma de Roma por parte de las tropas del nuevo reino de Italia.
Más tarde, con el triunfo italiano en la Guerra de Etiopía (1935–1936), Víctor Manuel III fue proclamado emperador de Etiopía (1936–1941) y rey de Albania (1939–1943), después que éste último país fuese ocupado por Italia en abril de 1939, pero sólo fue reconocido como tal por los aliados del fascismo italiano. Precisamente debido a la conquista de Etiopía, Italia fue objeto de sanciones por parte de la Sociedad de Naciones y en un gesto de desdén se autoexcluyó de la misma. Bajo su reinado Italia participó también en la Guerra Civil española en apoyo del Bando sublevado liderado por Francisco Franco (1936–1939).
Víctor Manuel III tampoco se opuso cuando Mussolini inició su alianza con la Alemania nazi en 1936 ni cuando se suscribió el Pacto de Acero en 1939 que justificó la entrada de Italia en la Segunda Guerra Mundial en junio de 1940.

Últimos años
Mussolini impidió cualquier margen de maniobra al monarca que se mantuvo como Jefe del Estado con funciones representativas, sin opción alguna de tomar iniciativas políticas. Víctor Manuel III no trató de impedir ni mostró reserva alguna con los crímenes del fascismo, aunque desde 1941 empezó a resentir la excesiva influencia del Tercer Reich en los asuntos internos de Italia, pero su oposición quedó en palabras y no pasó a los hechos. Cuando las derrotas de El Alamein y el éxito de la invasión aliada de Sicilia mostraron que la derrota alemana sería segura, los líderes fascistas depusieron al Duce el 25 de julio de 1943. Víctor Manuel encargó entonces al mariscal Pietro Badoglio la formación de un gobierno que puso a Italia en el bando de los aliados y acabó con el régimen de Benito Mussolini. No obstante, tras acordarse el Armisticio de Cassibile con los aliados, y no recibir apoyo militar de éstos contra las tropas de la Wehrmacht que aún estaban en suelo italiano, Víctor Manuel y su corte abandonaron Roma de manera precipitada antes que fuera ocupada por las tropas alemanas, y se trasladó la capital a Bari.
La pérdida de prestigio de la Monarquía por el papel de Víctor Manuel durante la dictadura de Benito Mussolini quedó culminada por la fuga precipitada de Roma abandonando la capital a los alemanes. Instalado el gobierno de Badoglio en Bari, el rey Víctor Manuel dimitió de sus deberes de monarca pero sin abdicar, designando en 1944 a su hijo Humberto de Saboya que asumiera el cargo de "Lugarteniente del Reino de Italia", a fin de suavizar el desprestigio de la Casa Real.

Abdicación
Siendo consciente del rechazo que provocaba entre la población italiana, Víctor Manuel III trató de salvaguardar la continuidad de la Casa de Saboya abdicando, el 9 de mayo de 1946, a favor de su hijo y heredero Humberto II. Pese a ello, el desprestigio de Víctor Manuel en sus últimos años provocó que, en el referéndum celebrado el 2 de junio de 1946, los italianos optaran mayoritariamente por la República, aunque el resultado de la consulta electoral fuera sospechoso de fraude en perjuicio de la opción monárquica y que fuese motivo de polémicas y controversias hasta la actualidad.
Tras su abdicación, Víctor Manuel de Saboya partió al exilio bajo el nombre de Conte di Pollenzo y murió un año después en Alejandría, Egipto, en cuya iglesia de Santa Catalina fue y continúa sepultado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada