domingo, 30 de junio de 2013

El rey Fernando VII, el Deseado

Fernando VII de Borbón


Príncipe de Asturias (28vo, 1788-1808), Rey de España
(Fernando de Borbón)
(Fernando Maria Francisco de Paula Domingo Vicente Ferrer Antonio Jose Joaquin Pascual Diego Juan Nepomuceno Januario Francisco Javier Rafael Miguel Gabriel Calixto Cayetano Faust Luis Raimundo Gregorio de Borbón)

<< ^^

  • Nacido el 14 de octubre 1784 - Madrid
  • Fallecido el 29 de septiembre 1833 - Madrid
  • A la edad de 48 años

Padres

Casamientos e hijos

Notas

  • (1808) 1º reinado (1813 - 1833) 2º reinado

    Fernando VII, el Deseado, nació en El Escorial el 14 de octubre de 1784. Era el tercer hijo de Carlos IV y de María Luisa de Parma.

    Con la subida al trono de su padre, en 1788, Fernando era reconocido como príncipe de Asturias por las Cortes.

    Fue educado por el canónigo Escoiquiz quien le alentó la desconfianza y le inculcó un feroz odio a sus padres y a Godoy por manipularlos a su antojo. Su carácter se hizo frío, reservado e impasible a cualquier sentimiento.

    En 1802 se casó con María Antonia de Nápoles. Con el tiempo su esposa le tomó afecto y le movió a afirmar su personalidad, pero la princesa falleció en 1806 y Escoiquiz recuperó toda su influencia sobre Fernando, alentándole en sus conspiraciones, hasta que fue descubierto diendo lugar al conocido proceso de El Escorial. Un par de meses más tarde el motín de Aranjuez provocó que Godoy fuese destituido y Carlos IV abdicara en su hijo. Así, Fernando VII comenzó a reinar el 19 marzo 1808 con la aclamación popular, que no veía en él a un mal hijo sino a una víctima más de Godoy.

    Fernando VII, fue citado en Bayona, donde estaba su padre exiliado, por Napoleón Bonaparte, quien arbitró para que renunciase a la Corona española en su favor.Con las abdicaciones de Bayona de 1808, Napoleón nombró rey de España a su hermano José, empezando así la Guerra de la Independencia. José Bonaparte reinó en España hasta 1813 con el nombre de José I.

    Durante la guerra de la Independencia, el Consejo de Regencia, reunió en 1810 las Cortes en Cádiz y se declaró "único y legítimo rey de la nación española a don Fernando VII de Borbón", así como nula y sin efecto la cesión de la Corona a favor de Napoleón. Las derrotas de las tropas francesas a manos de los españoles llevaron a la firma del Tratado de Valençay el 11 de noviembre de 1813 por el que la Corona española era restaurada en la persona de Fernando.

    Fernando VII regresó a España. en 1814. Un grupo de diputados absolutistas le presentó el denominado Manifiesto de los Persas, en el que le aconsejaban la restauración del sistema absolutista y la derogación de la Constitución elaborada en las Cortes de Cádiz de 1812.

    Los primeros años de su gobierno, se produjo una depuración de afrancesados y liberales. En el Ejército se produjeron pronunciamientos liberales que obligaron al rey a jurar la Constitución. Poniendo en marcha el llamado Trienio Liberal o Constitucional (1820-1823) donde se continuó la obra reformista iniciada en 1810: abolición de los privilegios de clase, supresión de los señoríos, abolición de los mayorazgos, supresión de la Inquisición, preparación del Código Penal y recuperación de la vigencia de la Constitución de 1812.

    Desde 1822, toda esta política reformista tuvo su respuesta en una contrarrevolución surgida en la corte, la denominada Regencia de Urgell, apoyada por elementos campesinos y, en el exterior, con el de la Santa Alianza, que desde el centro de Europa defendía los derechos de los monarcas absolutos. Al año siguiente se iniciaría la llamada Década Ominosa en la que se consolidaría el absolutismo como forma de gobierno coincidiendo con el período en que la mayoría de las colonias americanas conseguían su independencia.

    El 7 de abril de 1823 entraron en España las tropas francesas mandadas por el general duque de Angulema, los Cien Mil Hijos de San Luis, a los que se sumaron tropas realistas españolas. Sin apenas oposición, el absolutismo fue restaurado.

    La última etapa del reinado de Fernando VII fue de nuevo absolutista. Se suprimió nuevamente la Constitución y se restablecieron todas las instituciones existentes en enero de 1820, salvo la Inquisición. Los años finales del reinado se centraron en la cuestión sucesoria.

    A pesar de haber contraído matrimonio en cuatro ocasiones, sólo su última mujer le dio descendientes, dos niñas.

    Desde 1713 estaba vigente la Ley Sálica, que impedía reinar a las mujeres. En 1789, las Cortes aprobaron una Pragmática Sanción que la derogaba, pero ésta no fue publicada hasta 1830, cuando el rey, en su cuarto matrimonio, con María Cristina de Borbón, esperaba un sucesor. Poco después, nació la princesa Isabel. En la corte se formó entonces un grupo que defendían la candidatura al trono del hermano del rey, don Carlos María Isidro de Borbón, y negaban la legalidad de la Pragmática publicada en 1830.

    En 1832, durante una grave enfermedad del rey, cortesanos carlistas convencieron al ministro Francisco Tadeo Calomarde, quien logró que Fernando VII firmara un Decreto derogatorio de la Pragmática, que dejaba otra vez en vigor la Ley Sálica. Con la mejoría de salud del rey el gobierno dirigido por Francisco Cea Bermúdez puso de nuevo en vigor la Pragmática, con lo que, a la muerte del rey, el 29 de septiembre de 1833, quedaba como heredera su primogénita Isabel, quien reinó en Espña como Isabel II.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada