miércoles, 1 de mayo de 2013

Historia de la parapsicología

El interés por explicar fenómenos supuestamente paranormales es propio de la humanidad desde sus inicios, pero es desde la era grecorromana cuando el interés por éstos se hace más vivo, aunque sin una metodología de estudio. No es hasta finales del siglo XIX, en 1882, cuando de la mano de William Barret y Jules Romanes se funda la Society for Psychical Research en Londres con el propósito de investigar una gran cantidad de fenómenos designados por términos como hipnótico, psíquico y espiritualístico (that large body of debatable phenomena designated by such terms as mesmeric, psychical and spiritualistic). Paralelamente, la London Dialectical Society emprendía la investigación "científica" de estos fenómenos.
Durante toda la edad media, hasta el siglo XIX en occidente la Iglesia Católica acreditaba como hechos milagrosos derivados del poder de Dios o el Demonio fenómenos que hoy denominaríamos paranormales. A principios del siglo XVII con la llegada del Barroco y más tarde de la Ilustración en el siglo XVIII, se produjeron diversos movimientos revolucionarios que, a tono con la racionalización propia de la época, exigían un punto de vista más racional y empírico sobre dichos acontecimientos. Fue el estadísta Francis Bacon, en 1627, el primero que invitaba a la investigación de estos fenómenos en su obra Sylva sylvarum, or, a natural history in ten centuries. Joseph Glanvil en cambio, en su obra Saducismus Triumphatus, mezclaba en su propia hipótesis "racional" la transmisión de pensamientos por el espacio (hoy llamada telepatía) y la hechicería sobrenatural. John Locke (1632-1704) comenzó un acercamiento al empirismo más objetivo desechando la obsesión, aún imperante, contra las brujas.
Años más tarde Franz Anton Mesmer afirmó haber descubierto el magnetismo animal o mesmerismo, dando amplia publicidad del mismo en 1775. Con esta técnica pretendía ejercer un influjo terapéutico sobre sus pacientes con una finalidad de curación, utilizando un medio etéreo llamado pase magnético, que no era sino la antesala de lo que más tarde llamaríamos hipnosis, estudiada y desarrollada más ampliamente en 1842 por el neurocirujano James Braid, que publicaría al año siguiente Neurypnology: or the Rationale of Nervous Sleep, donde la calificaba de sueño nervioso. James Braid, no obstante, consideraba incorrecta la hipótesis del pase magnético como un fluido o materia etérea, contradiciendo así a Mesmer. Mientras tanto, de 1783 a 1793, Salomon Maimon y Karl Philipp Moritz publicaban la revista Conocimiento experimental del alma, donde trataban aspectos como la clarividencia, el presentimiento, los sueños o las apariciones.
Durante el siglo XIX en Europa occidental y Estados Unidos fueron fundamentalmente Edmund Gurney, Frederick Myers, Frank Podmore y Richard Hogdson los que sentaron las bases de la parapsicología. A finales de este siglo los fenómenos espiritas recibieron la mayor atención de los investigadores europeos y en general de la sociedad de la época.
En 1919 se funda en París el Institute Metapsychique Internationale, en cuyas actividades participaron Pierre Janet, Charles Richet y Theodore Flournoy, y que incluían entre otras el automatismo, la hipnosis telepática y la mediumnidad. Tras la Segunda Guerra Mundial se creó la primera cátedra de parapsicología por parte de la universidad de Utretch, bajo la tutela de Tenhaeff. En Europa del este y la actual Rusia las investigaciones se intensificaron al final de la década de 1870 y se centraron en la hipnosis y la telepatía, fundamentalmente, de la mano del fisiólogo Leonid Leonidovich Vasiliev (1891-1966)10 que intentó demostrar que la hipnósis era producida por la irradiación de las ondas cerebrales sin obtener resultado. Durante el Stalinismo este tipo de investigaciones fueron ridiculizadas y reprimidas. No obstante, a finales de la década de los 60, la Unión Soviética ya investigaba los poderes psíquicos que pudieran utilizarse con finalidad militar.
La parapsicología es una disciplina alternativa que estudia los fenómenos paranormales como la percepción extrasensorial, telequinesia, telepatía, precognición, clarividencia, las experiencias extracorpóreas, el espiritismo o los poltergeist. Los parapsicólogos se refieren a estos acontecimientos como fenómenos psi.
La parapsicología es considerada una pseudociencia por la comunidad científica, dado que la propia existencia de los fenómenos paranormales no es demostrable científicamente. Desde el año 1964 la Fundación Educativa James Randi ofrece la suma de un millón de dólares americanos a quien consiga, bajo condiciones controladas y supervisadas de laboratorio, demostrar un solo fenómeno paranormal como los anteriormente mencionados. Hasta ahora nadie ha podido hacer una demostración satisfactoria y el premio sigue sin reclamar hace más de cuarenta y cinco años.
Actualmente, la investigación parapsicológica utiliza metodologías de trabajo de campo e investigación de laboratorio, y es llevada a cabo en algunas universidades y laboratorios con fondos privados. Aunque algunos trabajos sobre parapsicología han sido publicados en revistas científicas (Psychological Bulletin,[cita requerida] Foundations of Physics[cita requerida] y el British Journal of Psychology[cita requerida]), las publicaciones sobre parapsicología se concentran en revistas de asociaciones dedicadas al tema, como el Journal of Parapsychology (publicado entre 1959 y 1968, y luego entre 2000 y 2001) y el European Journal of Parapsychology (que dejó de publicarse en 2010 debido a la falta de artículos).



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada