domingo, 19 de mayo de 2013

Cayo Lara

Penetro en campo atolondrado. Dice Cayo Lara: “El PP tiene la voluntad decidida de no crear empleo. Esta es la contundente frase, que he leído en algún periódico, del líder de Izquierda Unida. Casi... me da miedo examinarla en profundidad.


Mi primer pensamiento, sorprendido e indulgente, es que, quizás, al apresurado reportero se le ha colado un no y lo que en verdad dijo es: ”El PP tiene la voluntad decidida de crear empleo. Pero tengo que abandonar esta explicación por improbable y hurgar en otras dejando a salvo, en principio, la sinceridad del Sr. Lara de la que no tengo por que dudar.


Si cree lo que dice, significaría que la opinión que le merecen los dirigentes del PP es que son una partida de locos y/o malvados al imaginarlos reunidos, como en una guija, para decidir y diseñar las acciones conducentes a que el número de parados no disminuya y a ser posible, aumente. Los dirigentes del PP planearían hundir, todavía más, a España, en su deseo de que la ruina alcance a cuantos más ciudadanos.


Puedo considerar, también, que la motivación que activa la frase del Sr. Lara “la voluntad decidida” del PP sea la de odio, y/o castigo a las masas mas dañadas por esta crisis al considerar que integrarían, en mas abundancia, los partidos contrarios, sobre los que desearía tomar venganza.


Otra posibilidad es que el Sr. Lara quiera recurrir a la manida táctica, acción-reacción, de meter el palo en el avispero del contrincante, al que quiere hacer descarrilar lanzándole un agravio que espera sea contestado y luego contar la pelea dialéctica a partir del segundo, que es el recibido,omitiendo, claro, el primero que es el lanzado por él. Esto es muy común, en la pelea política, pero en este caso poco verosímil pues el agravio es tan duro que difícilmente puede recibir otro del mismo calibre, con la posibilidad de ser él el que quede mal.


O tal vez, piensa, que esa extraña decisión del PP tiene, como objetivo derivado, deteriorar, de tal forma, la situación española que explote en una revuelta social o incluso en nueva guerra civil, que de oportunidad, a la derecha, de retomar la iniciativa.


Algunas otras explicaciones se me ocurren para aceptar que el líder de IU piense sinceramente en lo que ha dicho pero como son, todavía, mas delirantes y harían al Sr. Lara acreedor a otras calificaciones mas duras que la de falsedad, me decido a buscar por otro lado. Hemos de considerar entonces la posibilidad de que el Sr. Lara no crea lo que ha declarado. ¿Con que intención lo ha hecho, entonces?


Una posibilidad  es que en el atolondrado afán de bombardear, sin tregua, al adversario, con proyectiles del calibre “todo vale”, se le ha ido la mano. Esta explicación ya tiene mejor aspecto; pero me deja insatisfecho dada la veterania del Sr. Lara. Puede ser que su intención sea la de hacer que otros, cuantos mas posible, crean lo que hemos dicho que él no cree. Ya estamos acostumbrados a que nuestros políticos envíen al pueblo mensajes, tan difíciles de creer, que le suponen unas impresionantes tragaderas o predisposición a aceptar lo que se les diga; pero…


¿Puede tener tan mala opinión de los españoles, que piense que hay muchos capaces de acudir a su eucaristía y tragar la enorme rueda de molino de que los dirigentes del PP tienen el deseo de arruinar más a los españoles y de que su ruina ira en su beneficio y no les importeTampoco esta explicación me deja satisfecho pues no puedo creer que el Sr. Lara piense que en España hay tal cantidad de tontorolos que merezca la pena echar este anzuelo con la esperanza de conseguir un buen día de pesca.


Por mas que busco, no se me ocurren mas interpretaciones y las que he expuesto no me sacan de mi perplejidad, por lo que acudo a la buena disposición del Sr. Lara para que, si le llegan mis fracasadas especulaciones, nos saque, a mi, a mi familia y a mis amigos mas próximos, a los que tengo trabajando, obsesionados, en busca de explicaciones mas aceptables, de este desasosiego y podamos dedicarnos a nuestras actividades habituales. Muchas gracias, Sr. Lara. ¡Ah! Y por favor, ¡nada de escraches!


Mire Cayo Lara, amigo

Me suena su recetilla

Cual si al cura de mi pueblo

No le gustara, el domingo

Ver feligreses en misa



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada