lunes, 29 de abril de 2013

Los valores esfumados

En una Mancomunidad de Propietarios del barrio de Chamberí, con grandes superficies disponibles para alquiler, se había establecido la política de arrendar los locales de propiedad de la comunidad por regla general a supermercados, tiendas, clínicas o similares. El alquiler era suficiente para los gastos de mantenimiento y de conserjería. Pero un día decidieron arrendar uno de los locales a un club nocturno. El club se convirtió en un local a la moda en poco tiempo y por la noche se formaban colas de personas intentando entrar, así como atascos de coches aparcados de cualquier forma hasta sobre las aceras. Como quiera que las molestias ocasionadas quedaran ampliamente compensadas por el alquiler del local, el establecimiento siguió incrementando su fama.

Un día un señor que estaba en el club tomando una copa con sus amigos, necesitó acudir a cierto lugar para dar de cuerpo. Había dos, uno para las damas y otro para los caballeros y como es lógico eligió al cuarto que le correspondía. Al entrar vio los lavabos todos en un lado y los aparatos sanitarios en frente. Cumplida satisfactoriamente la evacuación se acercó a un lavabo de la serie para lavarse las manos. En la esquina, junto al secador de aire había otro hombre que utilizaba aparentemente uno de los lavabos. El señor se lavó las manos y para secarse se acercó  al secador que estaba a lado del otro hombre. El aire caliente empezó a brotar del aparato y un alarido aterrador proferido por el otro hombre rompió la aparente paz que reinaba en al lugar. El aparato no se podía apagar, ya que tiene un temporizador, así que el señor preguntó al otro porque había gritado a lo que el otro le contestó:

-Por mis valores, tío. Te voy a matar, cabrón.-

El señor, educado y chapado al antigua, le contestó tranquilamente que no veía ningún reloj o joya que hubiese caído en el suelo, mientras el otro empezó a husmear el suelo, bastante sucio por cierto, como un perro, mientras chillaba incesantemente:

-¡Te voy a destripar, hijo de puta, voy a aplastar tu cabeza y sacar tus ojos, te voy a dejar para el arrastre!-

Solo entonces se dio cuenta el primero que el secador había levantado un polvillo que se había desparramado en todas partes… ¡y era cocaína! Y salió asustadísimo corriendo antes que el otro pudiera cumplir con su amenaza…buscando cobijo entre sus amigos que se aseguraron de que nadie les molestara denunciando al hombre. Unos camareros se acercaron rápidamente al lugar de los hechos y se encontraron al hombre que seguía esnifando el suelo y lo redujeron para ponerle a disposición de la policía...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada