martes, 26 de marzo de 2013

Arrimar el ascua a su sardina

Aprovecharse de circunstancias favorables o hacer un uso egoísta de determinada situación. Dicen algunos que antaño solían dar sardinas a los trabajadores de los cortijos, que ellos asaban en la candela, en la lumbre de los caseríos. Pero cuando uno cogía ascuas para arrimarlas a su sardina la candela se apagaba, con lo cual tuvieron que prohibir el uso de ese pescado y evitar altercados entre los trabajadores. No obstante, el refrán es muy corrido y no precisamente andaluz. Así pues, en el libro de José Gella e Iturriaga, el Refranero del mar, vienen dos variantes:"Cada uno lleva la brasa a su sardina" y "Cada uno, huelga llevar a la brasa a su sardina puesta a asar“ frase hecha que aparte de larga, difícil de pronunciar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada